Edición Impresa
Sábado 28 de Septiembre de 2013

"Al principio había muchos alumnos becados por firmas"

"Hoy hablaremos de la tributación, referida a armonización legislativa en el Mercosur, las prácticas desleales que distorsionan la competencia en los mercados globalizados, además de la resolución de conflictos en el Mercosur y de la organización mundial de comercio", explica Mónica Pienzi, en el aula donde los viernes por la tarde dicta sus clases de derecho tributario en el posgrado de tributación que ofrece la facultad de Economía (UNR).

"Estoy en cuatro materias del posgrado de Comercio Exterior, soy abogada y especializada en derecho aduanero y comercio exterior", señala Pienzi. "Es un tema muy actual por el reposicionamiento de Argentina en el mundo, por las trabas de importaciones y el objetivo de hacer una sustitución de importaciones", cuenta la letrada que también es profesora en operatoria aduanera 1, aspectos jurídicos del comercio exterior y derecho de la integración".

Sobre el posgrado de comercio exterior, indica que "es de dos años, en cuatrimestres, se cursan unas ocho materias. Son entre 15 ó 20 alumnos, luego suele haber una decantación, y suelen terminar unos 15 estudiantes".

"Este fue uno de los primeros posgrados, en 1994 fue reconocido por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau). Se trataba de una camada de profesionales de más de 40 años que querían especializarse en comercio exterior, eran gerentes de empresas multinacionales y bancos".

En relación a su formación, Pienzi dice que solicitó que "se abriera el posgrado a egresados de otras carreras que no fueran sólo de economía, permitir que accedieran a cursar abogados, ingenieros y licenciados en ciencia política, entre otros".

Por otra parte, remarca que "a medida que pasaron los años, los alumnos son ahora más jóvenes. Pero también advierte que "las empresas no están becando a sus empleados, lo que al principio había sido un boom. También a ellos les convenía formar y actualizar a su personal. Había alumnos que venían de Acindar, Cargill, General Motors, Somisa. Cada uno traía sus inquietudes y experiencias en sus trabajos".

Sobre el costo de los cursos, Pienzi explica que "cada carrera se organiza". También aclara que cobra por horas cátedras, "porque ya trabajo en la carrera de grado, en la que concursé para ser docente en la parte de organización de empresa y en la de contador público", dice Pienzi.

Comentarios