El Mundo
Domingo 24 de Julio de 2016

Al menos 80 muertos en un doble atentado del Estado Islámico en Kabul

Dos terroristas se inmolaron durante una multitudinaria marcha pacífica de la minoría shiíta. Hay también unos 230 heridos

Al menos 80 personas murieron y 230 resultaron heridas en dos ataques suicidas contra los asistentes a una multitudinaria manifestación, la mayoría shiítas, en la céntrica plaza de Dehmazang en Kabul, atentado que fue según los nuevos datos ofrecidos por el Ministerio del Interior afgano. La organización Estado Islámico se adjudicó así el atentado más sangriento cometido en la capital afgana. Dos atacantes detonaron sus chalecos explosivos entre la multitud, mientras un tercero fue reducido por las fuerzas de seguridad, informó el Ministerio en un comunicado.

La acción fue reivindicada por el autoproclamado EI. En un comunicado de la agencia de noticias Amaq, relacionada con la milicia terrorista, se afirma que dos combatientes de la agrupación detonaron sus cinturones explosivos en una "concentración de shiítas" en un área en Kabul. Los atentados se produjeron durante una manifestación en una plaza central de la capital afgana donde unas 10.000 personas protestaban contra el proyecto CASA-1000 para construir una red eléctrica.

Se trata de un tendido eléctrico de 1.222 kilómetros desde Kirguizistán y Tayikistán hacia Pakistán e India, que pasaría por Kabul. Los manifestantes, la mayoría de la etnia hazara y de profesión shiíta, exigían que la línea de 500 kV sea redirigida a la provincia central de Bamiyán, poblada sobre todo por esta minoría, que se siente discriminada. Bamiyán no está conectada a la red central eléctrica del país. Hasta ahora el gobierno se negó a ello alegando más retrasos y costos más altos del proyecto.

La milicia terrorista sunita EI ha atentado en repetidas ocasiones contra shiítas en Siria e Irak, a los que considera desviados de la auténtica fe. Pero éste es el primer ataque del EI contra una minoría étnica en Kabul. "Al principio pensábamos que había explotado una mina pero cuando llegué a la zona me quedó claro que se trataba de un ataque suicida con automóvil", dijo un manifestante que estaba cerca del lugar y que publicó un video en Facebook en el que se veía la plaza llena de víctimas cubiertas de sangre.

El presidente Ashraf Ghani se mostró conmocionado por el ataque y dijo que entre las víctimas hay efectivos de la seguridad que estaban vigilando la manifestación. El jefe del Ejecutivo Abdullah Abdullah condenó el "ataque terrorista", del que había responsabilizado a los talibanes. Sin embargo estos negaron su implicación en el atentado en un email. "Queremos dejarlo claro", dijo el portavoz Zabihullah Mujahid. "Nuestros muyahidines no han participado en el ataque".

La embajada estadounidense en Kabul condenó los ataques contra civiles que ejercían su derecho con una manifestación pacífica. Representantes de la Unión Europea expresaron también sus condolencias a las familias y amigos de las víctimas, así como su solidaridad con el pueblo afgano. "Llamamos a todos los afganos a permanecer unidos para apoyar los esfuerzos en la lucha contra esta amenaza global", dijo un portavoz de la jefa de la diplomacia Federica Mogherini.

Este atentado, el primero desde el 30 de junio en Kabul, parece ser el primero de esta magnitud en la capital afgana reivindicado por el EI desde su implantación en el país a principios de 2015. Las redes sociales mostraron duras imágenes de cuerpos mutilados, semidesnudos, yaciendo entre los escombros.

Comentarios