Edición Impresa
Lunes 16 de Julio de 2012

Al mejor estilo Copperfield

¿Es posible tener un buen sistema de taxis con precios razonables? En estos días se escuchó decir a los dueños de las licencias que con las actuales tarifas “todo el mundo usa el servicio porque es barato”.

¿Es posible tener un buen sistema de taxis con precios razonables? En estos días se escuchó decir a los dueños de las licencias que con las actuales tarifas “todo el mundo usa el servicio porque es barato”. Fue uno de los argumentos para justificar la carencia de unidades en las calles, más aún en las horas pico. La inseguridad, la no del todo eficiente prestación de los colectivos urbanos, la falta de choferes y hasta la mínima rentabilidad, entre otras cuestiones, se siguen oyendo como defensa o excusa al momento de las críticas de los usuarios. Ellos, por su parte, no paran de despotricar contra las interminables esperas en las paradas o ante la desaparición de los taxis al estilo Copperfield cuando se juega un partido de fútbol decisivo, llueve mucho, hay pronóstico de granizo, embotellamiento de tránsito y controles viales exhaustivos. La última entrega de licencias, hace 5 años, quedó lejos y, con el tiempo, se evidenció como insuficiente. Se aguarda que ahora una nueva distribución no deje a los vecinos haciendo cola detrás del cordón amarillo.

Comentarios