Ovación
Lunes 04 de Julio de 2016

Al final fue un mano a mano

Hamilton y Rosberg protagonizaron en Austria otro capítulo de autitos chocadores. Sin dudas, el nuevo duelo de la F-1

El Gran Premio de Austria, 9ª prueba del Mundial, fue por demás de atractivo y con variantes en las posiciones, además del juego de estrategias, que finalmente llevó a que Lewis Hamilton y Nico Rosberg definieran la carrera en la última vuelta. Al final el inglés ganó, el alemán sufrió un recargo que no le hizo mella a su cuarto puesto final y el campeonato quedó más apasionante, ya que el bicampeón achicó a 11 puntos la diferencia con su compañero de equipo de Mercedes.

Hamilton conservó esta vez su posición de pole, algo que no pudo lograr en las anteriores ocasiones de este año, y tuvo una estrategia muy diferente a su compañero de equipo. Cuando paró, mucho más tarde, Sebastian Vettel punteaba pero demoró el cambio y la goma trasera derecha explotó en plena recta.

Pese a un breve liderazgo de Max Verstappen, el duelo se definió entre los dos Mercedes y Hamilton ganó, con polémica incluida.

Comentarios