Ovación
Sábado 23 de Julio de 2016

Al final, el Colo Córdoba sacó pasaje para los Juegos Olímpicos de Río

El gimnasta de Provincial, quien era primer suplente, entró ayer por la lesión de un portugués.

Muchas canciones inmortalizó Soda Stereo. Muchas. Entre ellas, Zona de promesas, cuya versión más conmovedora grabó Gustavo Cerati junto a Mercedes Sosa. Y la frase más conmovedora de aquella letra reza que "tarda en llegar, pero al final, al final hay recompensa". Siendo un poco melancólicos, tranquilamente esa canción podría aplicarse como cortina de fondo a la clasificación olímpica del gimnasta de Provincial, Nicolás Córdoba. El Colo, quien durante los dos últimos años hizo un esfuerzo enorme para clasificar a los Juegos Olímpicos, pasando gran parte de este período en distintos países, practicando con otros destacados gimnastas y con entrenadores que colaboraron con él (aunque su entrenador y de la selección es el rosarino Juan Carlos Pinto), no pudo sacar boleto en el Preolímpico de abril y quedó como primer suplente. Ahí se mezclaron las sensaciones: la desazón de quedar en el umbral y la certeza de haberlo dejado todo, aunque el resultado no era el que se esperaba.

Pasaron las semanas y el Colo, que en el medio se tomó tiempo para contraer matrimonio, debió seguir entrenándose, por si las moscas. Y por si las moscas llegó. Ayer, de madrugada, quizás mientras soñaba. El portugués Gustavo Simoes, quien se fracturó el pie izquierdo el 9 de julio, confirmó su baja de la competencia olímpica, se liberó un cupo y entró como buen Aguila (nombre de la selección de gimnasia) que es, el Colo, nacido en Alvarez.

Nico, el primer ranqueado en la Copa del Mundo 2015 en barra fija, será entonces el segundo argentino de la especialidad después de Ailén Valente, quien consiguió su clasificación en la misma competencia Preolímpica de Río de Janeiro. Y además intentará emular o superar lo hecho por su amigo Federico Molinari en Londres 2012, siendo el primer finalista argentino de esta disciplina en Juegos Olímpicos.

A dos semanas del inicio de los Juegos, Argentina igualó con la presencia del Colo los 213 representantes, la misma cantidad de atletas que llevó a Londres 1948, aunque en aquella ocasión la inscripción fue nominal.

Comentarios