Escenario
Viernes 21 de Octubre de 2016

Airbag: "Este disco no tiene nada que ver con los cinco minutos de baile en un boliche"

El grupo de hard rock de Don Torcuato toca mañana en Club Brown. Traen las canciones del nuevo CD "Mentira la verdad".

"Dos horas y un poco más", cuenta Pato Sardelli del otro lado del teléfono. "Siempre tocamos dos horas pero a veces se nos va de las manos, estamos arriba del escenario y no lo podemos evitar, agregamos otra canción o alargamos un tema y al final tocamos media hora más? pero está bueno que sea así, lo vivimos de manera natural y no sistemática". Es que los hermanos Sardelli crecieron, ya son hombres, llevan más de diez años arriba de los escenarios y seis discos de estudio, pero su energía sigue intacta como el primer día, encontrando en el hard rock esa fuerza que los hace únicos, convertidos hoy en los máximos exponentes de la generación joven del rock nacional. De esto se trata Airbag, el trío que llega mañana a Club Brown para presentar en vivo su sexto álbum de estudio, "Mentira la verdad".

—Llevan años de show y giras, ¿ya viven todo como algo más rutinario o normal?

—No, sigue siendo un desafío porque hay canciones nuevas y tenemos que salir a defender el disco; que es un disco grabado como a fines de los años 70, tiene ese espíritu para ser tocado en vivo, no es un disco de laboratorio como se está haciendo ahora. Hay canciones como "Huracán", "Colombiana" o "Vivamos el momento" que son épicas en el show, por suerte la gente aprobó el primer concierto de "Mentira la verdad" porque fue una locura hacer un Luna Park con tan poquita diferencia de haber sacado el disco a la calle, pero el público lo disfrutó, es un momento hermoso.

—Con tanta tecnología puesta al servicio de lo musical, ustedes prefieren grabar como se hacía treinta años atrás, ¿porqué?

—La tecnología está buena y te ayuda pero de alguna forma te va quitando la tracción a sangre, que por la música que hacemos nosotros es fundamental; son detalles técnicos que uno va aprendiendo a la hora de buscar un sonido y creo que lo hemos encontrado, por eso nos ha resultado tan bien en vivo. Capturar lo humano es lo que vale de esa forma de trabajo, más analógica y orgánica que tecnológica. Para este nuevo disco estuvimos los tres meses de verano metidos en el estudio y si bien trabajamos a contrarreloj incluido de madrugada, es una de las formas en que funcionamos y no lo podemos cambiar, nos pasamos días enteros en el estudio y grabamos y grabamos; el estudio es como nuestra casa.

—¿Les parece que encaja Airbag en la escena musical actual?

—La verdad es que la gente repite mucho y repite lo que escucha y no hace un análisis más profundo, ojo, yo tampoco se lo exijo, si tenés ganas de escuchar el disco escúchalo, sino no, nosotros hacemos lo que hacemos y si resulta que es antiguo o moderno nos tiene sin cuidado, este disco no tiene nada que ver con lo bailable o con los cinco minutos de baile en un boliche, los charts no las lidera ninguna banda nueva de rock, lo Red Hot, Metallica o ACDC puede llegar a estar en los charts... pero bandas nuevas de rock no y ya no va a pasar, no me siento identificado con la escena musical de hoy. Estamos más vivos que nunca haciendo algo diferente a lo que hay. El otro día veía los premios MTV para ver que había de nuevo y era todo Britney, Rihanna, no había bandas; hoy todo pasa por el chisme y a Jack White nadie le da bola pero es un crack, lástima que no llena estadios.

—¿Y en nuestro país?

—En Argentina no tenemos nada que envidiarle al resto del mundo, tenemos músicos y bandas increíbles, en el rock-pop me parece que estamos a nivel internacional, incluso a veces más alto... pero bueno, lo que sucede en el país afecta a la música, la falta de educación, el atraso tecnológico... todo eso afecta a la cultura y a la escucha musical de la gente.

—¿Qué cosas son fundamentales para ustedes a la hora de componer?

—Es fundamental la independencia, y fue fundamental en cada decisión que elegimos para saber adónde llevar el barco; más allá de que muchas veces te equivocás y te podés comer algún palazo, la cosa pasa por ahí, por equivocarse y aprender e ir forjándose como persona, como banda, como músico?es una gran aventura todo el tiempo porque nadie tiene ganado el cielo, es vertiginoso y sabemos que todo es paso a paso, disco a disco, canción a canción... y ahora con la gira salimos a dar los mejores conciertos, apostamos toda la vida en esto, es un vértigo que no te lo da nada más.

—¿Hay personas o músicos que los hayan inspirado a lo largo de todos estos años?

—Sí, hay muchas personas que fuimos conociendo en el camino, algunos con mucha experiencia, como Ricardo Mollo (Divididos). l es mi maestro, lo escuché y recibí sus consejos... porque hay muchos pibes que sacan dos temas en la radio y ya se piensan que son Hendrix, se la creen, se meten en las drogas y se pierden por ahí, eso por no haber encontrado alguien que te dé dos cachetazos y te despabile. Nosotros empezamos de muy muy chicos, con diez años estábamos tocando en bares, a los veinte ya teníamos nuestro primer disco, que al poco tiempo era disco platino. También sacamos otros discos que no tuvieron relevancia y muchos no sobreviven a eso, pero por tener conducta estamos de nuevo acá.

—¿Qué consejo le darías a los chicos que están recién empezando a hacer música?

—Les aconsejo que busquen a su fuente de información, su guía, que puede ser un músico, un profesor, un libro, un pintor... hay que buscar esa guía, que te va a abrir los ojos y va a enseñarte, tal vez con un rato que le dediques por semana a eso que te nutre está bien. Hay un descuido por la familia, por las personas mayores... y tal vez no te toca la mejor familia, pero siempre hay alguien cerca a quien sentís como familia. Me refiero a algo más espiritual, hablo de un pibe y su sensei, su maestro, y saber que algún día le vas a poder transmitir a alguien más lo que hayas aprendido.

—¿Porqué el disco nuevo se llama "Mentira la verdad"?

—Hace referencia a la alegoría de la caverna, alguien viene con alguna una verdad que no estamos acostumbrados a ver y se lo mira de manera extraña o loca, muchas veces uno se acostumbra a una verdad que te imponen y vivís una realidad que te hicieron creer. La historia de la humanidad es así, lo reflejamos en nuestro último videoclip, vestidos como astronautas que llegan a la luna y se topan con un monolito, a lo Stanley Kubrik. "Vivamos el momento" habla de una angustia existencial como humanos.

—¿Cómo son los nuevos temas?

—Es un disco de 11 canciones y una de ellas es instrumental, hay una variedad de temas que predominan en el disco como "Huracán", "Vivamos el momento", "Relámpagos", "Colombiana", "Gran encuentro", que no van a salir de la lista de temas en vivo por muchos años. En "Gran encuentro" hablo de lo que es viajar por un sentimiento, por la banda que te gusta ver y viajas kilómetros y kilómetros por ese momento sagrado. "Colombiana" es pura guitarras, es para tocar en cualquier lado. Estamos muy conformes con el material, es muy vertiginoso y es súper importante que lo podemos tocar en cualquier lado, enchufar los equipos y salir a tocar.

—¿Cómo se llevan entre ustedes, cómo viven las giras?

—Cada uno tiene su espacio y lo respetamos, no vivimos juntos hace muchos años pero sí nos hablamos todos los días, casi todos los días nos vemos por algo, por una grabación, una entrevista, una reunión; siempre estamos en contacto, somos parte de la vida del otro inevitablemente y tenemos muy buena relación gracias a Dios. En las giras sucede que hacemos cosas diferentes, cuando vamos a algún lugar cada uno tiene sus amigos. En Rosario tenemos muchos amigos, nos gusta mucho y siempre disfrutamos ir. Alguno puede desaparecer antes o después del concierto, pero después nos vamos encontrando y podemos terminar todos juntos cenando o cada uno en su habitación...

—¿Cómo ven el futuro de Airbag?

—Por ahora no vamos a hacer nada solista; nosotros somos como una pandilla, eso... una pandilla, es la mejor forma de describirnos. Vamos a presentar "Mentira la verdad" por todo el país, estamos muy estimulados y tenemos una gran gira por delante, no vemos la hora de estar tocando en Rosario, porque en nuestro inicio Rosario fue emblemático.

Comentarios