Edición Impresa
Domingo 12 de Julio de 2015

Ahora fue abucheada

Si bien confesó que está atravesando uno de los momentos más duros de su vida, Vicky Xipolitakis tampoco está haciendo demasiado para preservar su imagen tras el escándalo con su vuelo de Austral.

Si bien confesó que está atravesando uno de los momentos más duros de su vida, Vicky Xipolitakis tampoco está haciendo demasiado para preservar su imagen tras el escándalo con su vuelo de Austral. En esta oportunidad, y luego de otro vuelo extraño (esta vez en la compañía TAM) en el que quiso saludar a un piloto rumbo a Paraguay, la vedete llegó a Caacupé, a unos kilómetros de Asunción, para sumarse al gran número de gente que quiso saludar al Papa. ¿El problema? El atuendo poco discreto que eligió para hacerlo (vestía un jardinero de jean ajustado y una musculosa blanca sin corpiño) y su intento de “colarse” en un sector especial para diplomáticos. Quienes la rodeaban no tardaron en reaccionar y la abuchearon e insultaron de manera inmediata. ¿Con qué nos sorprenderá Vicky para la próxima?

La dieta de Lilita

El tema del peso significó siempre un karma para Elisa Carrió. “Yo pesé cincuenta kilos toda mi vida y era maravillosa. Era lindísima, era flaquísima y me moría de hambre. Estaba histérica. Hasta que un día me embaracé de Victoria, a los 35 o 36 años, y me dije: ‘Voy a comer’. Y descubrí que parte de mi felicidad en la vida era comer lo que quiero”, contaba Lilita en 2001 en una entrevista. En los últimos veinte años, producto de su agitada vida política, la dirigente fue teniendo varios cambios en su físico, llegando a pesar más de cien kilos o bajando 45 de un tirón. Sin embargo, ahora volvió a reducir su talla. Bajó casi 18 kilos de la mano del médico nutricionista Omar Mantovani, reconocido por haber atendido como pacientes a varios famosos, entre ellos a Diego Maradona y a la precandidata a vicepresidenta por el PRO Gabriela Michetti.

Ascenso al volcán

Un desafío deportivo ubicará este mes en Bolivia a Aníbal Ibarra. La idea del legislador y derrotado candidato porteño en las Paso por el kirchnerismo, es llegar a la cima del Sajama, un volcán que con sus 6.542 metros es el pico más alto del país andino. Este no es la primera montaña a la que el ex jefe de Gobierno porteño asciende. Para ello, juega al fútbol los fines de semana, entrena y corre 10 kilómetros semanales.

Comentarios