Edición Impresa
Miércoles 02 de Septiembre de 2015

Agenda futbolera preelectoral

Oficialismo y oposición, a un mes de las elecciones de octubre, midieron su popularidad a través del fútbol.

Oficialismo y oposición, a un mes de las elecciones de octubre, midieron su popularidad a través del fútbol. El gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, anunció que hará una experiencia piloto en su provincia en la fecha 25: permitirá que ingresen las hinchadas visitantes a los estadios.

El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, le salió al cruce. “Es una medida electoral”, acusó. Decisión demagógica o no, la de Scioli, lo cierto es que la suspensión de hinchadas visitantes (una decisión de AFA de 2013 tras el asesinato de un hincha de Lanús en La Plata) nunca se evaluó; se aplicó parcialmente (se habilitó la presencia de visitantes en Libertadores y Copa Argentina) y no amainó la violencia en los estadios (basta echar un vistazo al partido entre Racing y Godoy Cruz suspendido este fin de semana tras una lluvia de piedrazos).

En dos años, la medida sólo puso en evidencia un problema que el Estado en su conjunto no puede controlar: no sirvió y ahora se flexibiliza. ¿Por qué? Macri no se quedó atrás. “Es difícil que San Lorenzo vuelva a Boedo”, disparó en torno a los terrenos que perdió el Ciclón durante la dictadura. Persuadido de su comentario antipopular y enfrentado nada menos que con Marcelo Tinelli dio un paso atrás: “Ratifico mi apoyo para que la vuelta a Boedo se haga realidad”. A ganar votos se ha dicho.

Comentarios