Ovación
Martes 08 de Noviembre de 2016

Afuera, lo mejor

El rojinegro tuvo por primera vez una buena versión de visitante.

No merece ni una línea decir que lo mejor que le pasó a Newell's en condición de visitante fue el triunfo contra Central. Pero desde el juego fue lo que hizo el sábado contra Racing, paradójicamente en el único traspié en el torneo. Lo que mostró en la última fecha son cuestiones a repetir y profundizar. Es imprescindible destacar lo hecho en su justa dimensión y repasar lo realizado. Durante el primer tiempo, Newell's procuró mantenerse firme con la línea de cuatro y los tres volantes de contención.

Le dio resultado en ese aspecto del juego, pese a que desde el rendimiento individual tuvo algunos puntos bajos, Formiliano, Elías y Prediger, este último desnudando una inactividad prolongada.

Desde la postura, la ubicación en el campo de juego y los jugadores utilizados le costó a Newell's pisar el área contraria en la primera etapa. Los de adelante estaban aislados, Maximiliano Rodríguez de "falso nueve", Formica gambeteando cuando le llegaba para romper líneas y Amoroso corriendo sobre la izquierda. Quignon a veces se les sumaba y Advíncula subía por momentos. No más. Salvo la buena combinación en el gol de Formica, el rojinegro no tuvo ninguna otra clara en ese período.

Otra fue la predisposición para el segundo tiempo, con el 1-2. El volante Elías, reemplazante en este partido del delantero Mauricio Tevez, le dejó su lugar a Isnaldo, que fue a la izquierda, en tanto Amoroso se corrió a la derecha. Más jugadores de ataque y mayor agresividad. Isnaldo le dio desborde a Newell's y un centro suyo pasado no fue bien capitalizado por Amoroso entrando por el segundo palo. El ex Olimpo dispuso de otra chance inmejorable. Cesión de Formica para que se fuera solo frente a Orion. Se abrió a la derecha y la tiró sobre el travesaño.

Newell's la tuvo mayor tiempo y para lograr más llegada entró Víctor Figueroa por Prediger. Antes lo había hecho Tevez por Amoroso. Y fue justamente de un centro de Tevez y del toque de Formica al fondo del arco que se generó la tan cuestionada posición adelanta sancionada. A partir del fútbol desplegado, Newell's estuvo cerca del empate. Volvió a demostrar que no es menos que nadie. Y que si prevalece en los mínimos detalles, le irá mejor.

En el manejo de Formica, el desdoble de Quignon y la firmeza de Moiraghi en el mano a mano estuvo lo mejor del conjunto rojinegro. Newell's necesita que sigan así. También que se mantengan los raptos de lucidez de Maxi Rodríguez y la seguridad de Pocrnjic, aparte de recuperar al batallador Mateo. Con ellos, está para pelear partido a partido pese a lo que sufre por no contar con un referente de área a disposición, por las consabidas ausencias de Ignacio Scocco y Mauro Matos.

Comentarios