Miguel Lifschitz
Lunes 08 de Agosto de 2016

Afloran las diferencias en el Frente Progresista por la reforma constitucional

En la UCR miran con recelo el borrador oficial del proyecto y en la fuerza que lidera Stolbizer sugieren encarar la discusión en 2018.

La Casa Gris activará esta semana la ronda de consultas con los partidos políticos con el objetivo de lograr consensos que permitan avanzar lo más pronto posible con la reforma de la Constitución provincial. Un debate en el que no sólo tallarán los planteos de la oposición sino de los propios socios frentistas, como el radicalismo, que objetó algunos de los contenidos del borrador oficial circulante, o el GEN, que directamente propuso que la discusión de los retoques a la Carta Magna santafesina comience en 2018.

Entre el jueves y el viernes próximos el gobierno provincial abrirá la rueda de conversaciones con la Unión Cívica Radical (UCR), probablemente en Rosario. Posteriormente, llegará el turno de los restantes partidos políticos con representación legislativa.

El objetivo de la administración de Miguel Lifschitz es conocer la posición de cada fuerza política respecto de la reforma constitucional para luego conformar una comisión con integrantes de cada partido que trabaje sobre los retoques.

Por la UCR asistirán al primer encuentro referentes de los tres sectores internos (hasta ayer los elegidos eran Rodrigo Borla, Leonardo Simoniello y Lisandro Enrico), acompañados por el titular del radicalismo santafesino, Julián Galdeano.

"Escucharemos los objetivos fijados por el gobierno, aunque no sentaremos posición al respecto. La idea es esperar las opiniones de los restantes partidos políticos. Además, en caso de acordar con la propuesta oficial, convocaremos a todos nuestros legisladores para debatirla internamente", deslizó a La Capital una fuente de la UCR.

No obstante, el referente radical no ocultó "el malestar que generaron ciertos contenidos de los borradores" de la reforma que impulsa el gobierno, que —a su entender— "marcan un retroceso en temas ya conversados".

Aludió, en ese sentido, a la propuesta de derogación del artículo 3º para que se garantice la igualdad de religiones y de cultos y a cuestiones ligadas al debate sobre la unicameralidad legislativa.

Días atrás, el presidente de la UCR nacional e intendente de Santa Fe, José Corral, había alertado que no era "el momento oportuno" para encarar la reforma de la Carta Magna provincial.

Por su parte, Rodrigo Cerdá, presidente del GEN Rosario, fuerza que a nivel nacional lidera Margarita Stolbizer, advirtió: "Apoyamos la iniciativa para reformar la Carta Magna de Santa Fe, incluso el poder lograr el anhelo de la autonomía para la ciudad, pero creemos que el año próximo pueden llegar los acuerdos para luego, en 2018, convocar a constituyentes sin empañar los comicios locales. En todo caso, que se elijan con los diputados nacionales, donde la competencia resultaría más pareja".

"Enmarcar una constituyente en la elección a edil es incorrecto, ya que desvirtúa el acto y pasan a traccionar las candidaturas con desarrollo provincial en detrimento de lo que se vota en 2017: representaciones en los concejos municipales, intendencias y comunas", subrayó el dirigente.

En esa línea, Cerdá fogoneó la autonomía municipal "para que Rosario pueda repensar su forma de gobierno, por ejemplo un viceintendente y nuevas herramientas para mejorar la gestión". Incluso, propuso "la elección del concejal de distrito, que enfocará su trabajo y objetivos con una mirada más cerca de los problemas que también sufre como habitante junto a su familia".

A principios de la semana pasada, la diputada nacional del PRO Anita Martínez había rechazado el avanzar con modificaciones a la Carta Magna en 2017 al afirmar que lo que hace el Ejecutivo es arrojar "una bomba de humo". Un pronunciamiento que fue replicado por el director de Reforma Política y Constitucional, Oscar Blando, quien pidió "ser respetuosos".

Por lo pronto, la Casa Gris realizará el 22 de agosto próximo el lanzamiento formal de la reforma constitucional con tres niveles de diálogo en torno a la iniciativa: partidos políticos y legisladores, especialistas y académicos y representantes de la sociedad civil.

Mientras que el diálogo puramente político correrá por cuenta del gobernador, el llamado a los especialistas y los académicos, junto a los referentes de la sociedad civil, contemplará la realización de asambleas y foros en distintos puntos de la provincia. Y está prevista la utilización de una plataforma digital única.

Paralelamente, las consultas involucrarán a los ministerios que acompañan al mandatario provincial a fin de incluir en la propuesta de reforma todo tipo de inquietudes o necesidades de los santafesinos.

Comentarios