Edición Impresa
Sábado 15 de Mayo de 2010

Afirman que no alcanza con estudiar sólo inglés

Ya no alcanza con saber inglés. Conocer una segunda lengua extranjera es lo que marca la diferencia en la proyección laboral de los estudiantes y en su formación universitaria. Con esta convicción los profesores de francés defienden la enseñanza del idioma en las aulas. Un congreso internacional realizado en Rosario en abril pasado abrió el debate sobre el aprendizaje de los idiomas en la escuela obligatoria.

Ya no alcanza con saber inglés. Conocer una segunda lengua extranjera es lo que marca la diferencia en la proyección laboral de los estudiantes y en su formación universitaria. Con esta convicción los profesores de francés defienden la enseñanza del idioma en las aulas. Un congreso internacional realizado en Rosario en abril pasado abrió el debate sobre el aprendizaje de los idiomas en la escuela obligatoria. No es para menos, ya que en ese momento se supo públicamente que en Santa Fe sólo la mitad de los chicos accede a esta posibilidad y que faltan profesores para cubrir la demanda necesaria.

Marta Feldman de Goldin es la presidenta de la Asociación de Profesores de Francés de la provincia (Aprofe). En lugar del francés a secas se inclina por hablar de "plurilingüismo". Lo explica así: "El inglés ya está instalado, lo sabemos, no se puede ni lo queremos mover. Es una realidad, todos tienen que saber. Por eso nosotros nos movemos con los idiomas latinos (portugués e italiano)".

Con la presidenta de Aprofe coinciden la vicepresidenta de esta asociación y presidenta de la federación que nuclea a los profesores de francés, Griselda Feldmann; y la jefa del departamento de francés del Instituto Olga Cossettini, Alicia Tamerón. Las tres son autoridades en la materia y acuerdan en que el plurilingüismo "es una manera de abrir las mentes, enseñar a pensar de otra forma, de integrar los idiomas latinos y los distintos conocimientos", donde hay lugar para aprender el italiano, el portugués y el francés.

La pelea por instalar esta mirada es larga. Son concientes de este proceso. En especial de las marcas que dejó el paso de la ley federal de educación en los 90, cuando "se instaló una necesidad de saberes instrumentales como el inglés y la computación", según comenta Griselda Feldmann; para luego subrayar que ya en ese momento sostenían que "la diferencia no la hacía el inglés sino una segunda lengua extranjera en la proyección laboral y universitaria de los chicos".

Profesorados

En el congreso realizado en abril pasado (XV Sedifrale) en Rosario, también se constató la sospecha que se respira en las escuelas: la falta profesores para atender la demanda actual más la que se viene. De hecho, en declaraciones a este medio, la coordinadora nacional de Lenguas Extranjeras, Lía Varela, reconoció que en el país sólo un tercio de los chicos accede a la enseñanza de una segunda lengua, en tanto que Santa Fe, lo hacía la mitad de la matrícula de la escuela obligatoria. También que faltaban profesores para cubrir esta enseñanza (ver La Capital, del 20/04/10).

Alicia Tamerón recuerda cuál es el primer obstáculo a superar: "No sólo no hay profesores de idiomas sino que cuando se reciben los chicos no optan por ser docentes". Cita que en la provincia el profesorado de francés se estudia en el Instituto Olga Cossettini de Rosario y en el Almirante Brown de Santa Fe. Este estudio también se ofrece a distancia, es para los que viven a 50 kilómetros de Rosario (o más) y saben el idioma.

La educadora advierte que hay buenas perspectivas laborales para quienes eligen esta carrera, que por otra parte motiva a sus estudiantes con actividades extracurriculares y una tentadora oferta de becas para perfeccionarse en el exterior.

Al desafío de sumar docentes, ganar en cobertura de enseñanza e incorporar nuevas didácticas se suma otro central, y abarca a los tres anteriores: qué política lingüística se maneja en la provincia.

Marta Feldman de Goldin asegura que "hay una buena recepción" con el Ministerio de Educación provincial, pero "no se ve nada orquestado como política lingüística". Las profesoras se quedan con subrayar esta inquietud sobre cuál es la política lingüística en Santa Fe y acentúan que la cuestión pasa por preguntarse "¿Cómo quiero formar a los alumnos en una lengua extranjera?".

 

Comentarios