Información Gral
Viernes 20 de Mayo de 2016

Afirman que fue un meteoro lo que iluminó y sacudió a Pinamar y Gesell

El astrónomo Diego Bagú, director del planetario de La Plata, explicó el fenómeno que se observó en la zona turística balnearia

El fuerte estruendo que el miércoles por la noche sacudió a las localidades de la costa atlántica bonaerense de Pinamar, Cariló y Villa Gesell pudo "tratarse de un meteoro, que básicamente es un rayo de luz que se ve cuando una roca espacial entra tan rápido a la atmósfera que se incinera", explicó el astrónomo Diego Bagú.

"Si bien todavía no está confirmado, la hipótesis es que esa luz fue un meteoro", indicó Bagú, uno de los directores del Planetario Ciudad de La Plata, que depende de la facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la universidad de la capital bonaerense.

La conmoción que la caída provocó, momentos después de las 21, en Pinamar fue unánime y derivó en llamados a centrales de bomberos, policía y dependencias municipales con ánimo de tener precisiones de lo que estaba ocurriendo.

Matías Yeannes, secretario de Seguridad de Pinamar, señaló que en realidad "la explosión causó un gran resplandor que se pudo advertir desde una amplia zona".

Personal de Defensa Civil y fuerzas de seguridad realizaron una recorrida por todo el frente de costa y luego ampliaron el radio hacia el interior de la localidad. No encontraron ningún daño material y sí el asombro de la comunidad, que solo preguntaba de qué se trataba lo que se había vivido solo unos minutos antes.

Yeannes destacó que se iluminó el cielo durante algunos segundos y luego se percibió un pequeño temblor, más notorio en sectores más próximos a las playas donde vibraron los cristales de las ventanas.

Desde el centro de monitoreo de la comuna se revisaron cámaras de seguridad sin advertir ningún elemento extraño. Un portal de internet de la zona difundió imágenes que dejan ver una estela luminosa que, en la plena oscuridad de la noche, se pierde tras una línea de edificios cuyos fondos dan al mar.

Bagú, desde el Planetario de La Plata, señaló que el fuerte sonido que escucharon los residentes de la costa estuvo enmarcado en "la onda expansiva que provoca este objeto cuando entra a la atmósfera".

Así, describió que las velocidades aproximadas de un meteoro rondan en los "30 mil kilómetros por hora, depende de la ruta que siga".

"Todos los días cae material espacial a la Tierra. Lo que sucede es que como la superficie del planeta es un 70 por ciento agua, la caída suele tener lugar en el océano, por lo cual no nos enteramos", subrayó.

El director del Planetario Ciudad de la Plata —también dirigido por Martín Schwartz— distinguió la definición del meteoro a la del meteorito, el cual consiste en el trozo de roca espacial que aterriza en la tierra cuando el meteoro no se quema de forma completa.

"Cuando el meteoro no se incinera completamente en la atmósfera, caen algunos residuos en la tierra. Ese residuo se llama meteorito", precisó el astrónomo. Aquí, en cambio, se incineró.

El miércoles a la noche, cuando Pinamar se sobresaltaba, el suceso fue informado por el intendente de dicha localidad bonaerense, Martín Yeza, quien, vía Twitter, informó: "Cayó un objeto del cielo en Pinamar cerca de las 21.25. Se sintió el temblor en todo el pueblo. Estamos averiguando".

Además, publicó: "El objeto habría caído entre Cariló y Villa Gesell. Mucha gente asustada, saltaron gran cantidad de sistemas de alarma".

Yeza también escribió, a través de su cuenta en la red social, que "por suerte no pasó nada malo".

El ruido fue tan fuerte que también se sintió en la localidad de Villa Gesell, donde el cuartel de Bomberos recibió una gran cantidad de llamados, aunque en ningún caso se denunciaron daños o se aportaron más detalles.

Antecedente. Cabe recordar que el 22 de abril del 2013, los santiagueños vivieron un episodio similar, cuando en la madrugada la noche de pronto se volvió día.

El fenómeno, en dicha oportunidad, causó temor entre todas las personas que circulaban, teniendo en cuenta que se trataba de las primeras horas de un domingo.

Comentarios