Edición Impresa
Sábado 21 de Junio de 2014

AFA avanza con su plan de inversión para sumar valor

La firma inaugurará una nueva planta de fitosanitarios, construye un molino y abrirá una carnicería en Rosario.

Agricultores Federados Argentinos (AFA) es uno de los jugadores fuertes del negocio agropecuario. En los últimos 10 años invirtió 300 millones de dólares para aumentar su capacidad de acopio, que hoy supera los 3 millones de toneladas. Esto la convierte en un eslabón clave en el mercado de granos, con el plus que le da convertirse en una referencia de los precios pagados al productor. Su nueva frontera es avanzar en la cadena, agregando valor. Produce y comercializa aceite y otros alimentos, avanza en el almacenamiento y procesamiento de productos especiales, como legumbres, y participa de la producción y comercialización de carne. Y su último proyecto es desembarcar con una carnicería en Rosario y desarrollar un plan para intervenir en la comercialización de porcinos.

Además, AFA tiene previsto para octubre próximo la inauguración de una planta de formulación de fitosanitarios —que demandó una inversión de 14 millones de dólares— y en breve comenzará la construcción de un molino harinero, que llevará un desembolso de 12 millones de dólares.

Durante una charla en el stand institucional de AFA en Agroactiva —la cooperativa participa hace dos años y es la responsable del área de remates ganaderos— Néstor Perera, presidente del Consejo de Administración de la ccoperativa, y Gualberto Di Camilo, gerente general de AFA, brindaron un pantallazo sobre los últimos pasos de la entidad que está presente en 22 localidades de Santa Fe, tres de Buenos Aires y una de Córdoba y anticiparon algunos de los nuevos proyectos.

Perera destacó que "la a cooperativa está muy bien" y subrayó que "día a día progresa en el acopio de commodities y en el desarrollo de productos especiales como arvejas, porotos y maíz pisingallo, entre otros".

"El año pasado inauguramos una planta de procesamiento de esas mercaderías en Rueda. De 2013 a 2014 aumentó 70 por ciento el acopio de arvejas. También impulsamos los productos de AFA que llegan a la góndola. Ya hace bastante tiempo trabajamos el aceite, desde 2009 comercializamos con la marca Zanoni el aceite refinado en Los Cardos, pero este año sumamos el arroz, la harina, la mayonesa, el rocío vegetal y próximamente, fideos. Todos esos productos van a estar en las góndolas de los súper. Van a ser distribuidos en los centros primarios. Queremos cumplir la consigna de ir desde la semilla a la mesa", apuntó.

Adelantó que en breve lanzarán carnes AFA en Rosario. Ya existen en otras localidades donde se comercializa carne vacuna y próximamente se incorporarán cerdos. "Tenemos el frigorífico en Hernandarias y también lo estamos adaptando para poder faenar cerdos", contó Perera.

A pedido de los socios, la cooperativa se va a meter de lleno en el tema cerdos. Va a inaugurar próximamente en Los Nogales un centro de inseminación artificial, para que todos los productores tengan la misma genética. "Como nuestros productores son pymes, para llenar un camión hay que reunir a varios productores. Pero para eso deben tener la misma genética. Al productor le brindaríamos la certeza de que va a cobrar esa mercadería", detalló Perera al tiempo que agregó que en un futuro se buscará la integración productiva, además de la comercialización.

Sobre la apuesta al agregado de valor, Perera indicó que en los últimos años se avanzó a través de la diversificación pero también con los beneficios a los productores cuando acopia el cereal en AFA. Se refiere al VAC (valor agregado cooperativo) que el año pasado fue 20 pesos por tonelada y este año 100 en soja, y en maíz de segunda también corrió y se paga dos puntos más en lo que es la humedad en maíz. "Son beneficios que la cooperativa le da al pequeño productor, que otras empresas no. Y le permite comercializar su producción como uno grande", resaltó sobre "el famoso precio AFA que ya está instalado, y eso no es otra cosa que trasladarle al asociado el precio que saca la cooperativa en la Bolsa".

Sobre los proyectos en carpeta, Perera indicó que en capacidad de acopio están prácticamente completos. "No quiere decir que no invirtamos ahí cuando sea necesario, pero hoy la prioridad es darle valor agregado a los productores", subrayó.

Por su parte, Di Camilo recordó que en los últimos años se invirtieron 300 millones de dólares en capacidad de almacenaje, acompañando el crecimiento de la producción y el acopio de la cooperativa. "Hoy la cooperativa tiene una capacidad de acopio de 3,2 millones de toneladas. Esa etapa se cumplió. Ahora vamos a la nueva etapa, del valor agregado. Tenemos la planta de legumbres, este año inauguraremos la planta formuladora de fitosanitarios (glifosato, fungicida e insecticidas) en el parque industrial Comirsa (provincia de Buenos Aires). Esa planta formuladora esta equipada para satisfacer la necesidad de nuestros asociados pero también para hacer trabajos para terceros. La planta la vamos a inaugurar en octubre y sale 14 millones de dólares", señaló.

Además, Perera contó que en AFA también compraron una máquina y están licitando la construcción para construir un molino harinero, que va a estar en San Martín de las Escobas. Un proyecto que demandará una inversión entorno a los 12 millones de dólares. "Ese otro proyecto de valor agregado. Las maquinarias llegan en octubre y para fin del año que viene estará en marcha. Es un molino que va a producir harina de alta calidad, apuntando a la industria fina de las grandes ciudades", resaltó.

Sobre la realidad del sector agropecuario, Di Camilo recordó que AFA está en 22 localidades de Santa Fe, tres de Buenos Aires y una de Córdoba y tiene una participación que ronda el 17 por ciento de lo que es la provincia de Santa Fe y 5 por ciento de la producción nacional. La cantidad de productores que operan bajo paraguas de AFA es un 20 por ciento de los productores sojeros del país y en mercadería entregada la cooperativa creció 6 por ciento ó 7 por ciento arriba del año pasado, crecimiento que en realidad es mayor cuando se analiza que en la zona núcleo, por problemas de sequía o exceso de humedad, hay muchas zonas con reducción de rindes de entre 15 por ciento y 20 por ciento, apuntó.

"Esto hasta ahora. De a acá a febrero del año próximo está la comercialización de la segunda cosecha, lo que queda en silobolsa. Falta mucho todavía por comercializar. Nosotros vamos a superar 3 millones de toneladas de acopio. Este crecimiento se da por la política de la cooperativa de no hace ningún misterio. Simplemente, trasladamos al productor lo que la cooperativa logra en el mercado", enfatizó.

Perera recordó también que desde hace dos años está en marcha el programa de soja sustentable, donde los productores que cumplen determinados requisitos obtiene un plus adicional al precio. En los últimos dos años representó 10 millones de pesos para el total de los productores, además del precio.

LA RENTABILIDAD. Con un ojo puesto en la coyuntura del sector, Di Camilo manifestó que para el productor "la rentabilidad está disminuyendo por la inflación y el crecimiento de los gastos". En ese sentido, señaló que los productores pequeños y medianos pueden distribuir esos gastos en menor medida que los granos. Tomando como referencia la media del productor de AFA que tiene unas 50 hectáreas propias y 100 alquiladas, Di Camino dijo que en condiciones normales saca entre 15 y 18 mil pesos por mes pero ahora la situación de ese pequeño y medianos productor viene deteriorándose.

Perera asintió y destacó que "la rentabilidad del productor va cayendo" y dijo que "año a año va pidiendo financiación más anticipada", al tiempo que recordó que este año hubo caída rendimiento 20 por ciento de la zona núcleo, primero por la sequía y luego por el agua. "Son entre 5 y 8 quintales de soja por hectárea. Eso lo esta sintiendo y empieza antes a pedir fiado", remarcó.

Sobre los precios, Di Camilo precisó que las tareas para la campaña de trigo vienen con fluidez debido a las expectativa de los productores por el gran precio del año pasado, aunque dijo que es difícil que se vuelva a repetir. En maíz hubo una comercialización agresiva la campaña de maíz de primera, con precios sostenidos. Con maíz de segunda no es lo mismo, están más planchados los precios. En soja, la comercialización se da en forma normal pero el productor usa la soja como ahorro. "Vende a medida que necesita para subsistir", señaló.

Referencia. Sobre las disputas en el mercado, Di Camilo apuntó que los precios de AFA se han convertido en una referencia y vienen manteniendo 35 ó 40 pesos por encima de la pizarra. "Como valor de referencia, ya que este año muchas operaciones no se hacen sobre la pizarra. Aquellos productores que entregan directo a exportadores antes lo hacían a fijar por pizarra. Pero como la pizarra comenzó a reflejar mejores precios, en la actualidad se utiliza el llamado mercado del comprador. Cuando el exportador le compra al productor paga el precio que él tiene. En este contexto, el famoso precio AFA tiene más valor. Es un precio que beneficia al productor AFA pero también al resto, que lo usa como referencia. Los competidores de AFA, en muchos casos pueden lograr nuestros precios, la diferencia está en trasladarlo o no", manifestó.

"Hay una tendencia de los productores a la carga directa hacia el comprador definitivo. El problema es que esta tendencia te deja preso del precio que te van a ofrecer. Si vos entendés a la cooperativa como una extensión de la chacra del productor, la idea es que entregándola allí, seguís manteniendo la soja en tu poder. Ahi podés mantener el poder de negociación. Cuando la entregaste, perdiste. La comercialización directa tiene algunas ventajas de ahorro, pero a la larga el productor lo paga, queda preso del lugar en el que entrega", resumió Di Camilo. Si los productores siguen con entrega directa es muy probable que los mercados pierdan la referencia, por ejemplo, la pizarra. "En el caso nuestro, habilitamos en nuestra web un servicio abierto para se que vea día a día la diferencia que tiene el productor en soja cuando comercializa con AFA", explicó.

Comentarios