Ovación
Miércoles 17 de Agosto de 2016

AFA: Ahora sí, arranca el fútbol y por la primera fecha

El gobierno puso la plata a cambio de asegurar el estatuto de la superliga, que se iniciará en junio de 2017, y el fútbol arranca recién el 26 de agosto.

En el predio de la AFA en Ezeiza no fueron muchos los periodistas que estuvieron en la conferencia de prensa que dio el presidente de la Comisión Normalizadora de la AFA, Armando Pérez. Un poco porque la televisación de los Juegos Olímpicos y el buen martes argentino acaparó la atención deportiva y otro poco porque lo que más importaba se había cocinado antes en calle Viamonte y ya muchos lo sabían. Es decir que el campeonato comenzará una semana después de lo previsto, del 26 al 28 de agosto, que se iniciará por la 1ª fecha como debía ser y, fundamentalmente y aunque sea una nimiedad decirlo, que comenzará. Sí. Hasta ayer eso estaba en duda por la postura del gobierno nacional de no desembolsar más dinero de los 900 millones para el primer semestre, pero finalmente se honrará la promesa inicial de 1.250 millones. Y aunque el ascenso no está de acuerdo y dijo que seguirá de paro, esta vez no tendrá el apoyo de los clubes de primera, por lo que es un hecho que esta vez sí se moverá la pelota. Después de todas esas nuevas, el virtual interventor del fútbol argentino desnudó la situación caótica en que se encuentra la AFA (ver pág. 7), deslizando un dato que quizás pasó desapercibido: que para normalizar la situación se podría precisar un plazo mayor al año, por lo tanto las elecciones se postergarían y seguiría en el poder más tiempo.

Antes de la reunión de los representantes de los clubes, ayer por la tarde en calle Viamonte, no había dudas de que el torneo se postergaría. Un poco a pedido de los canales de aire de Buenos Aires, que solicitaron ese plazo para disponer de sus pantallas hoy ocupadas por los Juegos. Y más que nada porque la plata no había aparecido todavía y si el torneo se iniciaba en el plazo previsto del próximo fin de semana, había poco tiempo material para organizar la logística. El dinero apareció al fin y los clubes de primera decidieron entonces arrancar el siguiente fin de semana.

El gobierno, a través del programa Fútbol para Todos que ya había depositado 300 millones de pesos a manera de adelanto, finalmente pagará dos cuotas más de 300 en setiembre y octubre y una más de 350 en noviembre. Claro que puso la condición de que antes de fin de año esté confeccionado y aprobado el estatuto de la nueva superliga, para comenzar a jugarla a partir de junio de 2017.

Los clubes de primera aceptaron y los del ascenso se negaron porque pretenden que la Comisión Normalizadora les garantice con firma incluida de todas sus integrantes la forma de pago propuesta. Pero, a diferencia de la semana pasada cuando el desembolso del gobierno era de solo 900 millones, los de primera no se solidarizarán porque entienden que con la promesa de pago es suficiente, y en todo caso si no se cumple se determinarán medidas de fuerza en ese momento. Además, no son pocos los que entienden que se trata ya de una postura política, teniendo en cuenta que es Claudio Tapia, presidente de Barracas Central y yerno de su par de Independiente, Hugo Moyano (enfrentado con el gobierno), la voz cantante de las categorías de abajo.

Armando Pérez dijo en conferencia de prensa que se obligará a los clubes a presentar balances y que habrá multas y sanciones deportivas para los que no cumplan. De todas formas, esa obligatoriedad regiría a partir del nuevo estatuto de la superliga y los clubes apuestan a que todos arranquen de cero. Y para lograrlo surgió la idea de que puedan conseguir créditos blandos del Banco Nación, aunque no todos deben lo mismo.

Y el inicio del campeonato será por la 1ª fecha, como correspondía. En eso primó la postura que llevó adelante Rosario Central, que fue avalada por la mayoría. En realidad, sólo dos instituciones querían empezar por la 2ª fecha y que la 1ª pasará a iniciar el 2017, Vélez y River, pero por una cuestión de agenda de recitales en sus estadios. Ahí los auriazules argumentaron que hubiera sido una desprolijidad más del fútbol argentino, encima por un motivo ajeno a él. Es más, Central tiene alquilado el Gigante para los Guns And Roses el martes 1º de noviembre y no lo usó de excusa para acomodar las fechas al momento de sortearse el campeonato el pasado 2 de agosto. Entonces, le tocaba jugar ante Independiente de local el 30 de octubre por la 9ª jornada.

De esta manera, el clásico rosarino entre Central y Newell's, de la 7ª fecha, pasa del domingo 16 de octubre al 23 y el año se cerrará con la 14ª el 18 de diciembre. A su vez, la revancha en el Coloso de la 24ª jornada no se disputará el 16 de abril y se correrá al 23 de ese mes de 2017.

Comentarios