Escenario
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

Adrian Belew: "Frank Zappa me enseñó cómo ser profesional y grabar discos"

El notable guitarrista, que tocará en Buenos Aires el sábado, habló de su experiencia junto a otros músicos y de su nuevo proyecto.

El virtuoso guitarrista Adrian Belew, famoso por su labor en King Crimson, Talking Heads y sus colaboraciones con Frank Zappa y David Bowie, aseguró que el formato en trío, tal como se presentará el lunes próximo en su única presentación porteñoa en el Teatro Opera, es el que le permite "mayor libertad" en su instrumento.

"El trío es mi lugar para sentirme libre en la guitarra y también para tocar mis canciones", dijo el músico que, a tres años de su último show en el país, regresará acompañado nuevamente por Julie Slick, en bajo, y Tobias Ralph, en batería.

A pesar de tratarse de tratarse de un artista que ya actuó en varias ocasiones en Argentina, tal como ocurrió en la primera visita de Bowie en 1990, o con King Crimson en 1994, en esta ocasión estará mostrando, además de su habitual material, el resultado de Flux, una nueva aplicación creada por él mismo para escuchar música.

Amable, como de costumbre, Belew conversó telefónicamente sobre sus recuerdos de Argentina, la nueva aplicación que inventó y rememoró su experiencia junto a Bowie y Zappa, entre otras cosas.

—¿Cómo será el show en Argentina? ¿Qué lo diferencia de su anterior actuación en nuestro país?

—Es un show diferente porque, aunque es la misma banda, estamos tocando distinto material. Es una banda con la vengo girando hace cinco años, así que estamos sonando muy bien. El nuevo show tiene más canciones de otros períodos de mi trabajo como solista. También habrá unas siete u ocho canciones de King Crimson.

Estuvo varias semanas en Argentina cuando vino con King Crimson en 1994. ¿Qué recuerdos tiene?

—Amo mucho a Argentina. Estuvimos mucho tiempo, una parte en un hotel y luego en apartamentos. En ese tiempo escribí algunas de las mejores canciones que hice para King Crimson. Fue muy importante esa etapa porque nos dio la posibilidad de tocar, pero sobre todo de escribir nuevo material, que hacía mucho que no hacíamos.

—¿De qué se trata Flux?

—Es algo único. No existe nada así y estoy muy complacido de haberlo creado. Son cientos de diferentes pedazos de música, canciones, sonidos, visuales e información, y cada vez que presionás play, obtenés distintas escuchas. Nunca es dos veces lo mismo, siempre escuchás porciones diferentes de música o diferentes mezclas. Y cuando querés escuchar de nuevo algo, lo ponés en favorito y podés hacerlo cada vez que quieras. La idea es acercarse a la manera en que se escucha música hoy, todo de manera rápida, aleatoria, con mucha información, que es la manera en que el mundo vive ahora. Pensaba que no había música que reflejara eso. Todo está en formatos de tres o cuatro minutos y quería liberarme de eso. Para mí, fue muy productivo como artista porque todas mis ideas tienen ahora un lugar donde estar. No podía hacerlo en la manera tradicional de un disco con doce canciones (risas).

—Siempre fue muy crítico de la industria musical. ¿Considera a esta aplicación una alternativa?

—Es definitivamente algo nuevo y diferente. Es como si hubieras descargado música de distintas plataformas. No quiero decir que la música como se hace ahora no tiene valor. Esta es una nueva experiencia. Ya podrán verlo porque haremos un poco en el show.

—Usted suele decir que no es sólo un guitarrista porque domina otros instrumentos. ¿No se siente limitado tocando en un trío?

—El trío es mi lugar para sentirme libre con la guitarra y también para tocar mis canciones. Hago muchos loops así que es como si tocara dos guitarras, como si hubiera un cuarto miembro. Pero lo que amo, especialmente en un trío tan bueno como este, es que puedo hacer todo lo que quiero. Nunca tocamos lo mismo aunque hagamos la misma lista de canciones, porque hay muchas improvisaciones. Lo otro que me gusta de tocar en trío es que hay mucha presión en cada uno de la banda para hacer lo mejor.

—¿Qué enseñanzas extrajo tocando con Frank Zappa?

— ¡Tanto! Estuve con él un año y me aseguré de estar a su lada en cada momento del día, porque quería aprender todo lo que pudiera. Me hablaba mucho de música y me dio un montón de consejos invaluables para mí. Me enseñó cómo ser profesional, grabar discos, girar. Muchas cosas que estoy seguro que no se aprenden en una escuela, por eso es invaluable

—¿En qué quedó el Crimson Project que tenía con el bajista Tony Levin y el baterista Pat Mastelotto?

— Aún está en pie. Tocamos en varios lados de Japón y Estados Unidos. Se supone que íbamos a ir a Sudamérica, pero Robert Fripp inició un nuevo King Crimson.

Una guitarra para “Lodger” de Bowie

“Había unos 20 tracks básicos, con batería y bajo, y Brian Eno y David tenían una idea precisa de lo que querían de mí. Me pusieron en una habitación con auriculares, ponían un track y yo tenía que empezar a tocar sin saber el tono del tema o los cambios de acorde. Me hicieron tocar varios tracks y luego eligieron sus partes favoritas y las pusieron todas juntas. Fue extraño pero lo disfruté”, dice Belew sobre la grabación de “Lodger”, el disco de Bowie.

Comentarios