Edición Impresa
Domingo 02 de Agosto de 2015

Adiós a los globos

Ni globos ni pasos de baile. Esas son las principales exigencias que realizaron Elisa Carrió y Ernesto Sanz para compartir un escenario el próximo domingo con Mauricio Macri y el resto del PRO.

Ni globos ni pasos de baile. Esas son las principales exigencias que realizaron Elisa Carrió y Ernesto Sanz para compartir un escenario el próximo domingo con Mauricio Macri y el resto del PRO cuando se conozcan los primeros resultados de la interna del frente Cambiemos. “Queremos que el 9 de agosto a la noche sea el primer acto de campaña del frente hacia octubre, entonces cada partido debe desprenderse de su identidad”, explicó el propio Sanz en una radio porteña. Los periodistas del programa le preguntaron una y otra vez si entre esas señales identitarias estaban los globos y los “bailecitos” macristas. Al final, el candidato radical terminó por reconocer: “Usted póngale el título que quiera. Yo le cuento lo que pedimos Carrió y yo”. El lugar para el encuentro todavía es objeto de discusión, pero lo más probable es que termine por ser Costa Salguero, donde el PRO se reunió para esperar los resultados de las elecciones primarias, los comicios generales y la segunda vuelta porteña. Sanz confirmó que la idea es que sea “un espacio del frente, no de ninguno de los partidos”.

Un romance que se afianza

A medida que pasan los días, el amor entre Jorge Rial y Agustina Kämpfer se va consolidando. No solo porque la relación entre la periodista y las hijas del conductor de Intrusos es cada vez más fluida sino también porque, de a poco, se animan a mostrarse juntos en público. Anteayer por la tarde, luego de que Rial terminara con su programa de televisión, la reciente pareja se encontró en “La esquina de las flores”, un restaurante de alimentos orgánicos en la zona de Palermo, donde Agustina terminaba de almorzar. Pasadas las cuatro de la tarde Jorge llegó, saludó afectuosamente a la pelirroja y se pidió una empanada caprese con un jugo de naranja. Allí pasaron más de una hora donde se mostraron sonrientes, relajados y con miradas cómplices. ¿Cómo fue la despedida? Al enterarse de que en la puerta del lugar había fotógrafos y periodistas, Rial y Kämpfer decidieron saludarse en la mejilla, retirarse por separado y no hacer declaraciones. Según contaron desde el entorno de la pareja, los encuentros no sólo se dan en lugares públicos o en casa de amigos que tienen en común sino también en el departamento de ella en el barrio de Recoleta. Sin dudas, amor confirmado.

Comentarios