Escenario
Martes 14 de Febrero de 2017

Adele y Bowie fueron los grandes ganadores de los premios Grammy

Fue una noche con actuaciones memorables entre las que se destacaron la de Lady Gaga y Metallica y fuertes críticas a Donald Trump.

Algunas actuaciones memorables, como la colaboración entre Metallica y Lady Gaga o el homenaje de Bruno Mars al fallecido Prince y las críticas al presidente estadounidense Donald Trump, presente en varias performances, como la de A Tribe Called Guest que tiró abajo un muro, fueron los puntos salientes en la 59 edición de los premios Grammy, realizada el domingo a la noche en Los Angeles. Adele y David Bowie resultaron los grandes ganadores con cinco estatuillas cada uno.

Aún cuando sufrió un revés durante su actuación del domingo en los premios Grammy, Adele terminó siendo la reina de la noche. La cantante británica se llevó a casa cinco galardones, incluyendo a álbum, canción y grabación del año. Con su álbum "25'' superó a Beyoncé en las tres categorías principales y repitió su hazaña del 2012.

La cantante británica usó sus discursos para honrar a Beyoncé y su innovador álbum "Lemonade'', que también estaba nominado: "El modo en que haces sentir a mis amigos negros es empoderador'', le dijo en el Staples Center de Los Angeles. "Yo te adoro. Tú me mueves el alma todos los días".

Pero no todo fue perfecto para Adele. La cantante, que tuvo problemas durante su actuación en los Grammy del año pasado, interrumpió su homenaje a George Michael y pidió volver a comenzar diciéndole a la audiencia: "No puedo arruinarle esto a él''.

Se detuvo, soltó una grosería y volvió a entonar un nuevo arreglo de "Fastlove'' de Michael, mientras imágenes del difunto artista se proyectaban al fondo. La sentida actuación le mereció una ovación de pie, que recibió con lágrimas en los ojos.

David Bowie, quien murió el año pasado de cáncer, ganó los cinco premios a los que estaba nominado. El de mejor canción rock ("Blackstar"), mejor actuación rock, mejor álbum de música alternativa, mejor diseño de empaque y mejor ingeniería musical en un álbum de música no clásica, todos ellos por su último disco de estudio, "Blackstar", el número 25 de su carrera.

Otros íconos de la música fueron recordados durante la gala. Bruno Mars, con una brillante chaqueta púrpura, tocó la guitarra con gran pasión mientras interpretaba "Let's Go Crazy'' de Prince. Y The Time, que trabajó de cerca con el difunto superastro, puso al público de pie con sus versiones funky de "Jungle Love'' y "The Bird''.

Mars también ganó un premio el domingo, como productor del álbum de Adele. Los otros honores para Adele fueron a álbum vocal pop e interpretación pop solista.

Hasta su abrupta interrupción, Beyonce había sido lo más comentado del espectáculo. En un vestido brillante, corona dorada y gargantilla en oro, la cantante, embarazada de mellizos, se apoderó del escenario para interpretar dos de las canciones de su aclamado "Lemonade''. Fue presentada por su madre y ex estilista, Tina Knowles: "Damas y caballeros, con el orgullo de madre, mi hija Beyonce''.

El sentido discurso de Beyoncé

Beyoncé cantó montada en una mesa y hasta se inclinó hacia atrás en una silla mientras entonaba "Love Drought''. Luego interpretó "Sandcastles" sentada, alcanzando con facilidad las notas más altas. Recibió un fuerte aplauso del público en el Staples Center de Los Angeles, incluyendo de su hija Blue Ivy y de su esposo Jay Z. Más temprano Beyonce ganó el Grammy al mejor video musical por "Formation''.

"Mi intención para el filme y el álbum fue crear un cuerpo de trabajo que le dé voz a nuestro dolor, a nuestras luchas... Para mí es importante mostrarles a mis hijos imágenes que reflejan su belleza, para que puedan crecer en un mundo donde se ven en el espejo, primero con sus propias familias así como en el Super Bowl, los Juegos Olímpicos, la Casa Blanca y los Grammy, y se vean a sí mismos'', dijo Beyoncé y agregó: "Esto es algo que quiero para los niños de todas las razas, y siento que es vital que aprendamos del pasado y reconozcamos nuestra tendencia a repetir nuestros errores''.

El discurso de Beyoncé no fue el único momento político. A Tribe Called Quest, junto con Anderson Paak y Busta Rhymes, dieron una actuación impactante y gritaron "resistan, resistan'' al final de su número, que incluyó a algunas mujeres en hijabs.

Adele y Mars trabajaron horas extra en el escenario y actuaron dos veces cada uno. Adele inauguró la velada con "Hello'' y Mars y su banda dieron una memorable interpretación de "That's What I Like'', mientras Jennifer López, Faith Hill y Rihanna lo miraban con atención, impresionadas.

Chance the Rapper obtuvo el primer premio de la ceremonia en vivo, al mejor artista nuevo. Previamente ganó en la categoría de mejor interpretación de rap.

"Gloria a Dios. Recibo este premio en nombre del Señor. Quiero agradecerle a Dios por mi madre y mi padre que me apoyaron desde que joven'', dijo Chance the Rapper en el escenario del Staples Center en Los Angeles.

James Corden, por primera vez anfitrión de la velada, rapeó parte de su monólogo al principio del espectáculo, mencionando a Prince, Rihanna y Drake.

La hermana menor de Beyonce, la querida de la crítica del R&B Solange, ganó su primer Grammy, a mejor interpretación de R&B. Era la primera vez que estaba nominada.

Drake ganó los premios a la mejor canción de rap y mejor interpretación de rap y canto por su éxito "Hotline Bling''. Mientras que "Can't Stop the Feeling!'' de Justin Timberlake, también nominado a un Oscar, se llevó el Grammy a la mejor canción escrita para un medio audiovisual: su éxito de la película animada "Trolls".


Fallas técnicas

Las fallas técnicas protagonizaron varios momentos de la 59 entrega de los Grammy: desde el reinicio de una canción en vivo de Adele, pasando por los errores en la premiación de su productor Greg Kurstin y la actuación de Metallica junto a Lady Gaga, durante la cual no funcionó el micrófono de James Hetfield.

Comentarios