La ciudad
Miércoles 06 de Julio de 2016

Acuerdan construir 630 casas para trabajadores

El gobernador Lifschitz firmó ayer un acuerdo con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Las viviendas estarán terminadas en un año.

El que persevera, triunfa. Durante el semestre que terminó, Miguel Lifschitz había ido muchas veces a la Casa Rosada para escuchar promesas. Pero ayer, por primera vez, trajo realidades. El gobernador de Santa Fe firmó con la administración macrista un convenio importante para Santa Fe: la construcción de 630 viviendas familiares que se realizarán en Rosario durante los próximos 12 meses. Será en la denominada Urbanización Ibarlucea, conocida también como Zona Cero, en el noroeste de la ciudad, entre la autopista a Santa Fe y la ruta 34, y de avenida de Circunvalación hacia el oeste.

Las viviendas de dos dormitorios, 56 metros cuadrados, irán plantadas sobre terrenos de entre 175 y 250 metros cuadrados. Aún no tienen destinatarios con nombre y apellido, aunque sí se estableció el perfil socioeconómico: "Serán para familias de trabajadores", anticipó ayer el gobernador a La Capital, en el Patio de las Palmeras de la Casa Rosada, minutos después de concluir la reunión con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Las casas de "buena calidad" serán asignadas "de acuerdo a las prioridades que establezca la dirección provincial encargada de la vivienda", abundó Lifschitz.

El proyecto que fue dividido en siete sectores, y ya fue licitado y adjudicado a cuatro empresas distintas, implicará una inversión de unos 660 millones de pesos, de los cuales 430 millones los aportará la nación, y otros 230 estarán a cargo de la provincia de Santa Fe.

Las obras comenzarán en los próximos 30 días. Las cuotas serán razonables y acorde a los ingresos de los beneficiarios, aunque no serán de un valor nominal fijo (y así evitar que con el tiempo se convierta en un valor insignificante); se actualizarán con un índice de la construcción. El crédito será hasta 30 años y sin interés.

Lifschitz celebró ayer el primer convenio firmado con la administración Macri, explicó que se trata de un proyecto iniciado y (ahora) puesto en marcha íntegramente durante 2016, y que "un primer paso, porque estimamos que vamos a firmar nuevos convenios en lo sucesivo", proyectó.

Con las 630 viviendas que, de cumplirse los plazos, en el invierno de 2017 tendrán a sus beneficiarios habitándolas, se completa toda el área de la denominada Zona Cero que implica un total de unas 3.000 mil viviendas.

Disponibilidad. Por otra parte, Lifschitz explicó que Rosario (y ciudades vecinas como Villa Gobernandor Gálvez) cuentan con terrenos disponibles para nuevas viviendas y que se están trabajando los proyectos en ese sentido.

La solución habitacional, siempre según comentó el gobernador, se abordará con "estrategias múltiples. Hay familias que cuentan con un lote propio y acceden a un crédito hipotecario, Procrear o alguna de las nuevas modalidades que impulsa el gobierno nacional; o con canasta de materiales para autoconstrucción; también en acuerdos con gremios en un criterio de esfuerzo compartido, donde la provincia hace un aporte, y el resto lo hace el propio beneficiario".

Los tiempos de realización de la obra pública en la Argentina suelen estar acechados por la inflación, el aumento de los costos, y los retrasos en la redeterminación de los valores a pagar por el Estado a las empresas que ejecutan. Para despejar esas dudas, Lucas Crivelli, Director provincial de Vivienda y Urbanismo, que ayer se sentó en la mesa con Frigerio, acompañando a Lisfchtiz, explicó: "en la provincia tenemos una ley de redeterminación de precios para la obra pública; cada tres meses o cuando el índice de la construcción llega al 5 por ciento, se aplica el nuevo valor".

Según adelantó Frigerio, el gobierno nacional estaría trabajando en su propia ley de redeterminación de precios. "Eso nos va a permitir recuperar los montos de actualización que la provincia de Santa Fe le pague a los contratistas por la inflación", agregó Crivelli.

Comentarios