Policiales
Viernes 17 de Febrero de 2017

Acribillaron a tiros a un joven cuando caminaba hacia su casa de la zona sur

Tenía 23 años y lo atacaron cerca de las 6 de ayer en Alzugaray y Bermúdez. Al menos cinco disparos le perforaron el cuerpo.

Eran las 5.50 de ayer cuando nueve detonaciones alteraron el sueño de los vecinos de Alzugaray y Bermúdez, en el barrio Molino Blanco, al sur de la ciudad. Los vecinos primero llamaron al 911 y después salieron a ver qué pasaba. Entonces se toparon con el cuerpo de Andrés Nicolás Insaurralde, de 23 años, acribillado a balazos y tirado sobre la vereda. El muchacho tenía impactos en la espalda y el abdomen. "Nosotros escuchamos disparos pero ya ni nos asomamos. Es tan normal lo de los tiros que no nos asombra. Cuando salimos, el pibe estaba tirado a un par de metros del transformador de la luz. Cuando llegó la ambulancia lo cargaron, pero el pibe murió ahí", explicó un residente de la zona.

Buena parte de la familia de Insaurralde prefirió el silencio ante la consulta de La Capital, pero un allegado al muchacho relató que el ataque que terminó con su vida estaría ligado al asesinato de Carlos Fernando "Tatí" Gamarra, ejecutado la noche del 11 de diciembre en Frías al 400, a sólo 100 metros de donde ocurrió el crimen ayer. "Lo de Tati y lo de Andrés viene por el mismo lado. Hay una bronca con los pibes de la villita que está detrás del club Roque Sáenz Peña (Salvá y Rui Barbosa). Nos tienen amenazados a todos. Se la dieron al Tatí y ahora a Andrés. Todo viene por ahí", explicó un vocero conocedor del conflicto que se desató en el barrio hace un tiempo. Aunque a la hora de charlar sobre los motivos del conflicto, el diálogo se diluyó. "Es más un conflicto vecinal que otra cosa", indicó. La investigación quedó en manos del fiscal de la Unidad de Homicidios Pablo Pinto y es seguido de cerca por efectivos de la sub comisaría 20ª y de la Policía de Investigaciones (PDI).

Sin casa fija

Los que conocían a Andrés Insaurralde lo retratan como un muchacho que no tenía un domicilio fijo y que había pagado detrás de las rejas sus conflictos con la ley penal cuando era menor de edad. Según el mapa que se pudo trazar, su concubina y sus hijos —según los vecinos son tres menores— residen en el barrio de La Carne mientras que él vivía sobre calle Salvá al 6400, a la vuelta de donde lo asesinaron. Pero también se notaba su presencia en domicilios por calle Guillermo Tell entre Bermúdez y Bacle. "Andrés era un buen pibe que laburaba haciendo changas de lo que fuera. El estaba volviendo caminando para la casa cuando lo agarraron. A nosotros nos dicen que le dispararon desde un auto color blanco, otros dicen que fue desde una moto", indicó el allegado a la familia Insaurralde.

Según se pudo reconstruir de lo poco que aportaron los vecinos y allegados a la víctima, Insaurralde estaba junto a unos amigos minutos antes de ser atacado. Ninguno de los consultados pudo asegurar si al momento de ser atacado Insaurralde estaba acompañado. Los que escucharon el ataque estimaron que antes de ser baleado pudo entablar un diálogo breve con su agresor. Y luego se escucharon los disparos, al menos nueve detonaciones. "Tiene que haber hablado con quien le disparó porque los balazos empezaron desde la mitad de la calle y terminan en la vereda", aventuró un vecino.

Lo concreto es que Insaurralde recibió impactos en el abdomen y la región dorsal. "Quedó tirado sobre la vereda hasta que llegó la ambulancia, que tardó bastante. Lo metieron dentro de la ambulancia y murió ahí. A los pocos minutos llegaron la mujer y la suegra y todo se puso tan denso que me metí adentro", agregó una doña de la cuadra.

Insaurralde era ahijado de "Tatí" Gamarra, un hombre que tenía 34 años y fue atacado el domingo 11 de diciembre pasado a las 20.30 cuando caminaba por calle Frías al 400. En la escena del crimen, aquel día los peritos de la PDI recolectaron cinco vainas servidas calibre 9 milímetros. Gamarra recibió impactos en el abdomen y la región dorsal y sus allegados advirtieron que el hombre "tenía broncas" con una gavilla que opera desde un asentamiento ubicado detrás del Club Roque Sáenz Peña. Ese homicidio es investigado por la fiscal Marisol Fabbro.

Ayer, un vecino del lugar envió un WhatsApp a LaCapital ( 54 9 341 2550763) e indicó: "Soy del barrio y se quién mató al vecino de Bermúdez y Alzugaray. Investiguen a la banda del Fede y Marianito P. (el apellido se preserva para no entorpecer la investigación)". El dato ya lo tiene la Justicia.

Comentarios