Acindar
Sábado 19 de Noviembre de 2016

Acindar presentó una denuncia por la importación de acero

La firma pidió protección ante el Ministerio de Producción por el ingreso de productos de China a precios inferiores a los del mercado.

Acindar denunció ante la Dirección de Competencia Desleal dependiente del Ministerio de Producción de la Nación el ingreso al país de acero y productos derivados procedentes de China a precios significativamente inferiores a los que se manejan en el mercado local, y pidió medidas de protección. La situación se da en medio de una marcada baja de la producción en el rubro, estimada en un 18,6 por ciento anual, según datos difundidos por la Cámara Argentina del Acero.

El gerente de Asuntos Legales y Relaciones Institucionales de la siderúrgica, Facundo Velasco, ejemplificó que "mientras en Argentina producir un alambrón cuesta en promedio 500 dólares (la tonelada), el valor FOB de este producto que ingresa proveniente de China es de 380 dólares".

Excedente. El fenómeno se da porque "hay un excedente de producción de acero en el mundo y la mayoría procede de países que tienen algún tipo de subsidio y que exportan a precios que consideramos desleales porque están muy por debajo de nuestro costo de producción", explicó el directivo.

En ese sentido, especificó que "en el mundo anualmente se producen 1.700 millones de toneladas de acero (más del 50 por ciento se fabrica en China) y se considera que se consumen 1.800.000 millones de toneladas, por lo que a nivel internacional el precio baja". Y la amenaza no sólo es China: "Es cualquier otro país que importe a precios por debajo de los de mercado; hasta hay algunos que operan como intermediarios porque el origen de los productos es China y lo que hacen es una triangulación, en esto también estamos muy alerta".

"Esta misma preocupación la tienen muchos países de la Unión Europea, Estados Unidos, Colombia y Chile, entre otros, que también han pedido a sus gobiernos algún tipo de intervención. En nuestro caso solicitamos una medida antidumping, que básicamente consiste en fijar un impuesto a esa importación para penalizarla por haber ingresado a un precio que no es el de mercado", explicó Velasco.

"Lo importante es que si se determina esta medida, puede perdurar en el tiempo como un paraguas de protección de hasta cinco años de duración", remarcó.

Lo desfavorable para los denunciantes es que el proceso de investigación, en el que "hay mucho trabajo de ida y vuelta" —en este caso entre Acindar y el gobierno— porque se intercambia información, se comparan precios, se recolectan pruebas, dura ente 12 y 18 meses aproximadamente. Un tiempo valioso en el que las importaciones "a valor desleal" continúan.

Comentarios