Información Gral
Viernes 17 de Febrero de 2017

Acérrimo opositor del Papa fue enviado a remota isla del Pacífico

El cardenal Raymond Burke, que integra un grupo de purpurados "díscolos", critica a Francisco su apertura a divorciados.

En medio de una serie de críticas de los sectores más conservadores del Vaticano, el Papa Francisco decidió enviar al cardenal estadounidense Raymond Burke (de 68 años) , uno de los máximos opositores a su línea reformista pero reconocido experto en derecho canónico, a la isla de Guam, a más de 12.000 kilómetros de distancia, con la misión de juzgar un caso de pedofilia.

Punta de lanza de la oposición conservadora y patrono pontificio ante la Orden de Malta, que la semana pasada fue intervenida por Francisco, el cardenal Burke aterrizó el miércoles en la isla (la más grande del archipiélago de las Marianas en el Pacífico occidental) perteneciente a Estados Unidos como territorio no incorporado.

Descubierta por Magallanes en 1521, la isla está enfrentando un escándalo que supera sus dimensiones. El arzobispo de Agaña (la capital de Guam), Anthony Apuron, de 71 años, es acusado de haber abusado sexualmente de cuatro menores en la década de 1970, cuando aún era sacerdote. Quien denunció al obispo es Roy Taitague Qunitanilla, quien tenía 12 años y era monaguillo cuando sufrió el abuso sexual, junto a otros cuatro niños. Apuron se proclama inocente, rechaza las acusaciones y sostiene que se trata de un ataque planificado en contra de la Iglesia Católica.

En junio pasado Francisco envió a Guam al arzobispo Savio Hon Fai-Tai, secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, con el cargo de administrador de la archidiócesis. En octubre, nombró a un coadjutor en la diócesis de Agaña, atribuyéndole plenos poderes, desplazando de facto al arzobispo puesto en el banquillo, quien se negó a renunciar.

Pero el Vaticano dio un paso ulterior al crear un tribunal de primera instancia de la Congregación de la Doctrina de la Fe —el dicasterio que se ocupa de los abusos sexuales a menores cometidos por miembros del clero—, para indagar aún más sobre el caso. Y decidió que Burke fuera presidente de ese tribunal. Junto a él, en efecto, el Papa envió a otros cuatro jueces, que son obispos, que ya comenzaron a escuchar las declaraciones del ex monaguillo que hizo la denuncia.

La decisión de enviar a Burke, un tradicionalista experto en derecho canónico (antes de ser nombrado capellán de la Orden de Malta fue prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, algo así como la Corte Suprema del Vaticano), fue tomada el 5 de octubre pasado. Es decir, antes de que estallara el cortocircuito entre el Papa y la Orden de Malta, para muchos inspirado por el prelado tradicionalista.

Francisco fue quien terminó ganando ese enfrentamiento a mediados de enero, con un pedido de renuncia del Gran Maestre, el retorno del Gran Canciller injustamente defenestrado y la reciente designación del arzobispo Angelo Becciu, sustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano, como enviado especial del Pontífice en la antigua orden caballeresca. Una movida que desplazó, de hecho, a Burke.

Apurón, que sigue manteniendo el título de arzobispo de Guam, en el pasado ha terminado en el centro de la protesta violenta tras haber distribuido una carta en la que compara el activismo por los derechos de los homosexuales con el terrorismo islámico.

Burke fue uno de los cuatro cardenales disidentes que a fines del año pasado le escribió una carta al Papa pidiéndole aclarar cuatro "dudas" del capítulo octavo de la exhortación apostólica Amoris Laetitia, que le abre las puertas a los divorciados vueltos a casar.

En una entrevista concedida en noviembre pasado, Burke desafió abiertamente al Papa manifestándose listo a poner en marcha un acto formal para emplazar al pontífice si no respondía a esas "incógnitas" sobre lo que él considera "errores doctrinales" de la Amoris Laetitia.

Burke es muy cercano al ultra conservador Steve Bannon, consejero de la Casa Blanca, estratega de campaña y cerebro en las sombras del ahora presidente norteamericano, Donald Trump. Se espera que el mandatario vea al Papa a fines de mayo, antes o después de la cumbre del G7 que tendrá lugar el 26 y 27 de ese mes en Taormina, Sicilia.

El prelado, nacido en la localidad de Richland Center (Wisconsin, EEUU) el 30 de junio de 1948, fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1975 por Pablo VI, y recibió la imposición episcopal el 6 de enero de 1995 por Juan Pablo II. Fue proclamado cardenal EL 20 de noviembre de 2010 por Benedicto XVI

Complicado. El prelado estadounidense destinado a la isla de Guam encabezó críticas al pontífice.


Fusionan los medios vaticanos

El Papa y su consejo asesor de nueve cardenales avanzaron esta semana en las propuestas de reformas a la Curia romana dentro de las que analizan una nueva constitución apostólica y la fusión de todos los medios del Vaticano bajo la tutela de la nueva Secretaría para la Comunicación. Francisco y el denominado C9, compuesto por nueve purpurados de los cinco continentes, concluyeron ayer la última de las reuniones bimensuales para diseñar las reformas a la Curia romana y sus dicasterios. En el encuentro el prefecto de la Secretaría para la Comunicación Dario Viganó mostró los resultados de la fusión iniciada el pasado 1 de enero entre la radio y el Centro Televisivo del Vaticano (ex CTV). La fusión de los dos organismos es el primer paso dentro del agrupamiento en un solo organismo de las nueve entidades que había en el Vaticano dedicadas a la comunicación, entre ellas el diario oficial de la Santa Sede L'Osservatore Romano, que desde hace pocas semanas se distribuye en la Argentina.

Comentarios