Edición Impresa
Domingo 17 de Febrero de 2013

Acciones prioritarias que todavía siguen faltando

Las bicisendas surgen hoy casi imprescindibles si se quiere lograr un cambio en la movilidad de la ciudad.

Las bicisendas surgen hoy casi imprescindibles si se quiere lograr un cambio en la movilidad de la ciudad. Muchas de las consecuencias del uso de la bicicleta en los grandes centros urbanos son, a esta altura, conocidas y la Municipalidad suele encargarse de darlas a conocer. Si bien no ocurre al ritmo anunciado, la construcción de ciclovías va creciendo de a poco en Rosario. Un fenómeno que también aparece con creces en las principales ciudades del mundo. Pero aquí tiene matices que están lejos de resolverse. Las calles por donde pasan necesitan mejor mantenimiento (Rosario tiene un pésimo estado en sus calzadas). Así, el tránsito circundante se vuelve peligroso; más aún cuando los conductores (en auto y ni hablar en moto) no respetan velocidades máximas, peatones, ciclistas y hasta veredas. En otros casos, la oposición de los vecinos linderos es tan vehemente que logra quebrar los planes originales: sobre Salta la bicisenda entre el cordón de la acera y el espacio para estacionar a su derecha, más el doble parking de las calles laterales resultó una mezcla desagradable. Con todo, mientras la inseguridad no puede controlarse, en ciertas zonas los ciclistas no se animan a pedalear con la libertad que les gustaría. El anuncio de más senderos exclusivos para ellos aporta a las estadísticas que, por sí solas, parecen positivas. Sin embargo, otras prioridades todavía son insuficientes.

Comentarios