Cartas de lectores
Viernes 13 de Mayo de 2016

Absoluta falta de higiene

El domingo 8 de mayo tomé el colectivo de línea 142, interno 60, a las 10.18 en Córdoba y Pueyrredón, y fui hasta Laprida y 9 de Julio.

El domingo 8 de mayo tomé el colectivo de línea 142, interno 60, a las 10.18 en Córdoba y Pueyrredón, y fui hasta Laprida y 9 de Julio. Mientras viajaba quedé asombrada (y asqueada) por el estado de suciedad de la unidad: una gruesa capa de polvo por doquier, especialmente en los lugares donde los usuarios no transitan, denotaba que ese coche ni siquiera se había barrido en mucho tiempo. En algunos sectores del piso, líquidos ya secos (podrían haber sido vómitos, orina o cualquier otra cosa). Por las ventanillas del lado izquierdo no se podía ver dónde estábamos, así fue que para bajar tuve que mirar por el lado derecho. Viajé con la sensación de estar cautiva en un enorme "vehículo de contagio" de cualquier enfermedad que pudiera proliferar en esa mugre. Antes de bajar pregunté al chofer quién controla la higiene de los colectivos, a lo cual respondió "la empresa". Al rato y para volver a casa, tomé también el 142: sucio también, aunque no llegaba ni a la mitad del primero. Lunes por la mañana, voy a trabajar en el 35/9: pisos con mucho polvo. La empresa sigue siendo la misma, Rosario Bus. Deduzco que es una empresa "sucia". Y pregunto: ¿quién controla los colectivos del transporte urbano? ¿Ya no se limpian ni desinfectan? ¿Sólo piden aumento de boleto, y la prestación no nos considera dignos de las mínimas condiciones de higiene? ¿A quién podremos reclamar? Por este medio, ya lo estoy haciendo.

Nerina Alvarez Molinari

DNI 12.944.806


Comentarios