La ciudad
Jueves 11 de Agosto de 2016

Abrirán un comedor nocturno para la comunidad trans

La semana que viene comenzará a funcionar Amorfis, un espacio de inclusión y asistencia para quienes ejercen trabajo sexual callejero

El próximo martes comenzará a funcionar Amorfis, un comedor para el colectivo trans que también servirá como espacio de contención y apoyo profesional para personas que ejercen la prostitución callejera en la ciudad de Rosario. El lugar está ubicado en Italia 2050, una de las tres zonas en las que más se desarrolla esta actividad.

El comedor tiene capacidad para 50 comensales y abrirá sus puertas de martes a viernes, de 20 a 23. La actividad se desarrollará en un Centro de Acción Familiar (CAF), y representa una experiencia que no tiene antecedentes en el país.

La intención de la Subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Santa Fe, es "generar un espacio estable de encuentro y diálogo" para personas que sufren permanentemente situaciones de violencia, maltrato, exposición y discriminación. Así lo aseguró Esteban Paulón, referente de la subsecretaría.

La propuesta tomó forma a través de iniciativas de organizaciones de la propia comunidad trans, que expusieron un escenario de importantes problemas sociales y carencias económicas en las personas que integran este grupo, que deriva en el ejercicio de la prostitución callejera.

Según las autoridades indican que actualmente hay 1.200 personas trans en toda la provincia de Santa Fe, alrededor de 350 en Rosario, y el 90 por ciento se dedica al trabajo sexual como única alternativa laboral. "Son las más marginadas dentro de todo el colectivo, y el trabajo sexual de noche las expone realmente a situaciones límite", recalcó el funcionario.

Ubicado en la zona roja, que tiene como epicentro a la plaza Libertad, el comedor será un lugar para encontrar reparo y asistencia. "Es un lugar provincial, muy cerca de una zona de trabajo sexual callejero, eso nos parece que es una especie de reparación pública histórica, con la apertura de una propuesta novedosa en una institución del Estado, que las contenga y que pueda trabajar con ellas", subrayó Paulón.

De acuerdo a lo comunicado, Amorfis podrá albergar 50 personas, y más allá de que está apuntado a transexuales, no habrá un acceso restrictivo.

"La idea es poder darle un plato de comida caliente, en un ambiente agradable y confortable, y aprovechar ese acercamiento para trabajar otros temas verdaderamente relevantes para la vida de estas chicas, relacionados esencialmente a la inclusión. La comida es una excusa, un disparador", remarcó Paulón, en contacto con La Capital.

Y agregó: "Nos pareció una buena idea generar este ámbito de encuentro, porque podemos ayudar con cuestiones que tienen que ver en algunos casos con terminar la escuela primaria, en otros con insertarse en los programas de inclusión laboral de la provincia y del municipio, y también con temas de violencia institucional".

En ese sentido, Paulón precisó que "nos interesa mucho trabajar todo lo que tiene que ver con salud y el consumo problemático de sustancias, que ellas identifican como uno de sus principales problemas".

Esa situación de apoyo incluye el trabajo de profesionales médicos, psicólogos, trabajadores sociales y otras especialidades para que puedan acceder al servicio de salud estatal.

Comentarios