Escenario
Martes 05 de Julio de 2016

Abbas Kiarostami: el cine iraní perdió a su gran referente

Abbas Kiarostami, el director que proyectó el cine iraní al mundo, falleció ayer a los 76 años en París, donde estaba recibiendo un tratamiento contra el cáncer gastrointestinal que padecía desde el pasado mes de marzo.

Abbas Kiarostami, el director que proyectó el cine iraní al mundo, falleció ayer a los 76 años en París, donde estaba recibiendo un tratamiento contra el cáncer gastrointestinal que padecía desde el pasado mes de marzo. Según medios iraníes, está previsto que los restos del director sean repatriados en los próximos días a su país de origen.

   Kiarostami fue un peso pesado de la conocida como "nueva ola iraní" que en los años 60 firmó obras de gran contenido político. Reconocido con más de 30 premios internacionales a lo largo de su carrera, en 1997 su película "El sabor de las cerezas" se alzó con la Palma de Oro del Festival de Cannes y generó una ola de admiración alrededor del mundo. Aquel filme de 1997 narraba la historia de un hombre que, decidido a suicidarse, contrata a otra persona para que entierre su cuerpo.

   En 1999 esa película fue nominada a mejor película extranjera por la Asociación Argentina de Críticos que otorga los premios Cóndor. Dedicado también a la realización de documentales, su último filme estrenado en Argentina fue "Copia certificada", una historia de amor protagonizada por Juliette Binoche y rodada en la zona italiana de Toscana.

   Realizador, guionista, productor y fotógrafo, Kiarostami deja más de 60 películas como legado. Autor de culto en vida, pasa ahora a convertirse en leyenda.

   En declaraciones al diario The Guardian, el cineasta iraní Asghar Farhadi -nominado a un Oscar por "La separación" y estrenada en Rosario- dijo que estaba "muy triste, en estado de shock" por la muerte de su colega y amigo, a quien debía ir a visitar en los próximos días.

   "No sólo era un cineasta", dijo Farhadi al diario inglés. "Era un místico moderno, tanto en su cine como en su vida privada". Farhadi dijo que el éxito de Kiarostami permitió la visibilidad de varias generaciones de cineastas iraníes. "El definitivamente preparó e hizo más fácil el camino para otros y ha influido en gran cantidad de personas. No es sólo el mundo del cine que ha perdido a un gran hombre; todo el mundo ha perdido a alguien muy grande", consideró.

   Mohsen Makhmalbaf, de quien en Argentina se estrenó "Kandahar", también manifestó a The Guardia su sentimiento de pesar. "Kiarostami dio el cine iraní la credibilidad internacional que tiene hoy", dijo. "Sin embargo, sus películas desafortunadamente no se ve tanto en Irán. El cambió el cine del mundo; lo refrescó y humanizó en contraste con la versión de Hollywood", consideró. "Era un hombre muy vital, que disfrutó de vivir e hizo películas en elogio de la vida, lo que hace más difícil soportar su muerte", concluyó.


Comentarios