la_region
Miércoles 22 de Junio de 2016

Abandonan un avión accidentado en un camino rural de Los Cardos

Se cree que transportaba carga ilegal. El jefe comunal denunció la actividad de avionetas desconocidas en cinco ocasiones.

"No quisimos llegar hasta que se fueran ellos", dijo el jefe comunal de Los Cardos, Carlos Coppari, tras convertirse, por un hecho fortuito, en uno de los principales testigos del aterrizaje de una avioneta que presuntamente transportaba algún tipo de mercancía ilegal.

La aeronave, un Cessna 210 de seis plazas, aterrizó aproximadamente a las 10.45 de ayer en un punto situado a unos diez kilómetros al este de la planta urbana de Los Cardos, sobre la ruta provincial 32-S, cercano al establecimiento rural "Las Castañas". En el fuselaje del Cessna, blanco con una línea longitudinal roja, se lee en grandes letras la matrícula ZP-BAF, cuyo prefijo identifica que la aeronave estaría registrada en Paraguay.

"En principio pensamos que se trataba de un avión fumigador que debió aterrizar de emergencia por alguna razón, pero inmediatamente relacionamos el episodio con los casos similares que denunciamos en reiteradas ocasiones", señaló Coppari. "Tuvimos temor de acercarnos y lo hicimos luego de que se retiraron las personas que merodeaban el aparato. Estábamos a unos 1.000 metros de donde aterrizó el avión", precisó.

En diálogo con LaCapital, el jefe comunal relató en detalle que junto al capataz y al chofer de un camión de la comuna "estábamos llevando tierra a un productor agropecuario. Mientras que con el capataz nos movíamos en la camioneta de maestranza, el chofer del camión nos avisó que había visto una avioneta a punto de aterrizar en la ruta provincial 32-S, la que en la zona es un camino rural de tierra.

"Creemos que pisó algo de barro, patinó, pegó con una de sus alas contra el alambrado y luego clavó el morro contra la cuneta", explicó Coppari, y agregó que "el empleado me dijo que sentía miedo, porque no sabía de qué se trataba. Sinceramente también sentí temor por lo que decidimos esperar cinco minutos para llegar hasta el lugar", distante mil metros aproximadamente.

"Cuando llegamos, vimos que en el avión había siete bidones de nafta de 60 litros cada uno, lo que totalizaba unos 800 litros si sumamos la capacidad de carga del avión. Se trataba de un aeroplano con seis asientos. Al costado de la butaca del piloto se veía una bomba para trasvasar durante el vuelo y extender la autonomía", dijo Coppari.

Luego contó que a la distancia, mientras vieron como dos vehículos con seis personas, incluido el piloto, huyeron velozmente del lugar. "Levantaron una gran polvareda, por lo que no pudimos observar claramente de qué tipo de vehículos se trataba", explicó.

Durante la tarde de ayer, antes de que finalizaran las primeras inspecciones policiales, Coppari consignó que uno de los vehículos tomó por la ruta provincial 13 hacia el sur, y al trasponer el acceso a la localidad quedó registrado en el sistema de cámaras de alta definición que posee la comuna local.

"Gracias a esto se estableció que se trataba de un auto y hasta se pudo determinar el número de patente", confirmó el presidente, quien señaló que "a última hora de la noche la Justicia conocerá datos del otro vehículo. Lo que vimos con claridad es que se trataba de seis personas y que bajaron siete bidones azules de plástico. Los sacaron del avión para sacar la mercadería que llevaban y luego establecimos que huyeron en un auto negro por la ruta 13 hacia Las Rosas".

"Hace un año que venimos denunciando que todos los fines de semana aterrizan dos aviones", señaló el jefe comunal y remarcó que "en cinco oportunidades denunciamos este tipo de hechos que hoy nos tocó descubrir. Llegaba el camión con la tierra y nosotros con la camioneta en el momento en que el avión aterrizó", explicó.

Coppari dijo que el pueblo, de 1.500 habitantes y situado en el sur del departamento San Martín, se vio convulsionado por el hecho y por el constante tránsito de uniformados de diversas reparticiones policiales y judiciales de Sastre, Rosario y Santa Fe que llegaron al lugar.

Antecedente. El 17 de julio de 2011 un Cessna 210, con matrícula idéntica al abandonado en Los Cardos, tuvo un desperfecto durante el aterrizaje en el aeropuerto de Luque, Paraguay. En la oportunidad el piloto y el copiloto resultaron ilesos. Según un informe, al aterrizar tras un vuelo de pruebas, el tren de aterrizaje volvió a plegarse y provocó que se deslizara, sobre el fuselaje hasta detenerse.

El Cessna 210 es uno de los aviones preferidos por narcotraficantes y contrabandistas ya que tiene gran capacidad de carga y velocidad,

Comentarios