Ovación
Jueves 19 de Mayo de 2016

A treinta días de las grandes decisiones en Newell's

Falta exactamente un mes para que los leprosos vayan a las urnas. Y en este sentido Newell's debe empezar de nuevo. Arrancar de cero en todo sentido, dentro y fuera de la cancha.

Falta exactamente un mes para que los leprosos vayan a las urnas. Y en este sentido Newell's debe empezar de nuevo. Arrancar de cero en todo sentido, dentro y fuera de la cancha. Este extenso parate competitivo que comenzará el domingo tras el partido ante Atlético de Tucumán, debido a la disputa de la Copa América, tiene que servir de plataforma de lanzamiento para que el club del Parque logre reinventarse. La Lepra necesita volver a embanderarse detrás de un objetivo institucional y futbolístico colectivo cuanto antes y nada mejor que aprovechar el acto eleccionario del 19 de junio para detener la caída de los últimos años y proyectar un futuro acorde a una institución que hace sólo tres años se coronó campeona. Claro que la misión no será sencilla y son las agrupaciones que están pugnando por asumir las riendas del club las encargadas de proyectar, planificar y ejecutar las políticas acertadas que se imponen para revertir la preocupante coyuntura futbolística. La contratación del técnico, la continuidad de los referentes y el armado del plantel son sin duda los temas prioritarios de la agenda del nuevo gobierno.

   Está demás decir que Newell's tiene un importantísimo rol social en la ciudad, pero es una realidad que es una entidad en la que el fútbol profesional es la actividad primordial y el termómetro que regula el humor de cada hecho que sucede en el Parque. Por ello lo primero que deberá abordar y definir la nueva comisión directiva es ni más ni menos que designar al entrenador del primer equipo.

   Por ahora las diferentes agrupaciones lanzan nombres por lo bajo y sondean el humor de los socios, pero hasta el momento ninguna de las listas aseguró abiertamente quién será el entrenador en caso de llegar al poder. Hablan de un perfil, de un rol y de determinados rasgos que debe reunir el DT, pero lo cierto es que aún no le han puesto nombre ni apellido de manera concreta. Es como que en este aspecto todos están mirando de reojo a los adversarios políticos y nadie se atreve a romper el molde. Tampoco ninguno tiene sobre la mesa ese apellido rutilante de un técnico que les cierre a todos los socios y pueda torcer una elección. Eso hasta ahora no ocurrió y es difícil que suceda en el futuro cercano.

   Es cierto que el nombre de Marcelo Bielsa es un talismán más que tentador para captar votos y no hay ningún hincha de Newell's que se oponga a una hipotética llegada del Loco. Pero más allá de la voluntad de algunas agrupaciones de intentar seducirlo, la realidad es que Bielsa jamás tomará parte de la contienda electoral, haciendo gala de su estilo superprofesional y siempre ubicándose lejano a cualquier especulación. Claro que ese apellido siempre será la utopía a realizar, aunque hoy tal vez lo más sensato sería comenzar a buscar nombres de entrenadores terrenales.

   En esta misma lógica de técnicos de compleja seducción, todos siempre a una distancia abismal de Bielsa por lo que significa el Loco en el Parque, también está el apellido de Jorge Sampaoli. El Zurdo es un técnico sensacional, ganador, con carácter, lleno de vitalidad y con un temperamento arrollador que por sí mismo contagiaría de ilusión cada rincón del Parque. Pero también está en este rubro de candidato casi imposible de seducir.

   Por ello, se repite, la primera medida de las nuevas autoridades debe ser buscar al DT y aquí tendrán que achicar al mínimo el margen de error, analizando, nombre por nombre, ventajas y desventajas. Hoy el DT es Diego Osella, pero ninguna agrupación por ahora se atreve a ratificarlo.

   Además del nombre del técnico las nuevas autoridades deberán definir si sostienen la figura del mánager o director deportivo. El propio Roberto Sensini, que hoy ocupa ese rol, ya adelantó que no seguirá, algo que está clarísimo tanto por la floja campaña de Newell's como por la bonhomía de Boquita, que entiende mejor que nadie las reglas del juego y sabe que con el fin de esta gestión también concluye su mandato.

   Tan importante como definir al técnico será la ingeniería económica para armar un plantel competitivo. Habrá un notable recambio de jugadores, incluidos varios referentes que supieron ser campeones y hoy están en un nivel bajísimo. Hoy el foco está puesto en las continuidades de Maxi Rodríguez y Nacho Scocco, ambos jugadores con contrato vigente, pero hoy "incómodos" con el contexto de desmanejo que se vive en el club, algo que abre un signo de interrogación sobre sus destinos.

   Ambos integran la selecta camada de los últimos ídolos del club, pero la malaria de los últimos tiempos los envolvió en la mediocridad y por ello también están meditando sus continuidades. Otro de los experimentados que debe definir si sigue es Diego Mateo, aunque lo suyo pasa por si aún tiene ganas de seguir en el ruedo a los 37 años.

   Y a pesar de los apellidos rutilantes arriba mencionados, Newell's perderá a varios jugadores que deberá suplantar, más allá del flojo nivel que tuvieron en los últimos tiempos, como son los casos de Marcos Cáceres, Hernán Villalba, Emanuel Insúa, Lucas Boyé y Lucas Mugni, entre otros.

   Es cierto que hay varios juveniles que fueron teniendo rodaje en los últimos tiempos, pero la realidad es que son apenas proyectos que si bien pueden completar el plantel aún no están preparados para ser las primeras guitarras del nuevo Newell's. Por ello, más allá de la lista que resulte ganadora, se intuye que deberán llegar varios refuerzos y de los buenos.

   También es trascendental el manejo de las divisiones inferiores. Primero definir al coordinador, luego a los distintos cuerpos técnicos y por último buscar el perfil de los jugadores que se quiere promover. Newell's debe volver a ser una usina generadora de talentos, ya que esta es la fuente más genuina de recursos cuando se concreta una venta rutilante.

   Otro de los temas, también vinculado a lo futbolístico, será que las nuevas autoridades vayan poniéndose al tanto de los manejos que hay en la AFA, donde se está dirimiendo el futuro del fútbol argentino y sería bueno pertenecer a la mesa que toma las decisiones y no ser un mero actor de reparto en la casa madre del fútbol. Porque además de lo meramente deportivo, en la AFA se dirime por sobre todo el reparto del dinero, una cuestión en la que jamás conviene quedar relegado.

   En tanto, si bien no está del todo relacionado con lo meramente futbolístico, otro de los ejes de la campaña está planteado en la necesidad de remodelar el Coloso. Se sabe que acerca votos decir que habrá reformas en la cancha y muchas veces los anuncios quedan en esto. Está claro que Newell's necesita reacondicionar su escenario, pero también será prudente que los candidatos se comprometan a no prometer lo que luego no podrán realizar, ni en este aspecto ni en los anteriores.

   A modo de resumen, vale enfatizar que Newell's es un club de fútbol, que respira y transpira fútbol y que cada uno de los socios, son aproximadamente unos 30 mil los que están en condiciones de votar, irán a sufragar pensando casi exclusivamente en la pelota, en que se arme un equipo competitivo y que la camiseta rojinegra vuelva estar en los primeros planos.

Dentro de un mes la agrupación que triunfe tendrá que plasmar en la cancha su plataforma electoral. Ese partido no se puede perder.

Comentarios