la_region
Martes 08 de Noviembre de 2016

A quemarropa, con tiros en las cabezas

Las dos mujeres fueron ejecutadas de un tiro en la cabeza, con el cañón del arma apoyado, según los resultados de las autopsias.

Las dos mujeres fueron ejecutadas de un tiro en la cabeza, con el cañón del arma apoyado, según los resultados de las autopsias. Así lo revelaron los primeros resultados de las autopsias practicadas sobre los cuerpos de Miriam Romina Ibarra (35) y Lidia Milessi (45), quienes la noche del sábado último fueron asesinadas de dos y un disparo, respectivamente.

Por el hecho está detenido el efectivo de la Prefectura Naval Orlando Ojeda (46), quien permanecía alojado en la alcaidía de los tribunales de Paraná para ser indagado bajo la asistencia de los defensores oficiales Jorge Sueldo y Jorge Luis Balbuena.

"Los disparos fueron hechos apoyándoles el arma sobre sus cabezas", dijo el fiscal Ramírez Montrull, y agregó que las muertes de ambas mujeres se produjeron de manera "casi instantánea".

Ibarra tenía dos hijos de 11 y 13 años, presentaba un balazo en el pecho y otro en la cabeza, mientras que Milessi, una profesora de inglés que tenía tres hijos con el prefecto, tenía un disparo en la frente.

El fiscal indicó que la causa está caratulada como "doble homicidio calificado" y afirmó que no existían denuncias por violencia de género hacia el prefecto ante la Unidad Fiscal de Violencia de Género de Paraná a cargo de María Eugenia Smith, sino una mediación por la tenencia de los hijos, tras el divorcio de Ojeda con Milessi.

Sin embargo, en declaraciones a radio Vorterix, la hermana de Ibarra, Jésica, aseguró que Miriam lo había denunciado ante la Justicia porque era "agresivo con ella y la golpeaba. Había denuncias, ella lo había denunciado por violencia de género, él la golpeaba. La Justicia no actúa. Lo que yo tengo entendido es que él era de la Policía Federal y lo acomodaron ahí (en Prefectura). El tuvo problemas de violencia de género con la otra mujer, había estado preso, eso tenía entendido yo y eso se pudo haber evitado", dijo acongojada Jésica Ibarra.

El doble homicidio generó conmoción en la provincia de Entre Ríos y, en las últimas horas, el gobernador provincial, Gustavo Bordet, difundió un comunicado en el que ratificó el compromiso de su gobierno de "trabajar para vivir sin violencia" y remarcó que su gestión "no mira hacia el costado" ante hechos como el doble femicidio.

Comentarios