Donald Trump
Sábado 05 de Noviembre de 2016

A pocos días del sufragio aún hay indecisos

Después de todo el ruido, los gritos, los hechos, las mentiras, la fanfarronería y las lisonjas de la campaña presidencial, todavía hay votantes indecisos y no son solo aquellas personas que enterrado sus cabezas en la arena en lugar de sopesar las opciones

Después de todo el ruido, los gritos, los hechos, las mentiras, la fanfarronería y las lisonjas de la campaña presidencial, todavía hay votantes indecisos y no son solo aquellas personas que enterrado sus cabezas en la arena en lugar de sopesar las opciones. Algunas personas que gustan de razonar su voto simplemente no saben qué hacer, pero han dicho que están decididas a ejercer su derecho a sufragar. "Realmente estoy tratando de resolver esto", respondió Peter Schroeder, un estudiante y empleado de una firma de tecnología en Erie, Pennsylvania. "Cambio de opinión todos los días sobre lo que debo hacer", dijo Lori Pérez, madre y ama de casa en Lehi, Utah. "Déjeme tener un momento de silencio para pensar en esto, ¿vale?'', respondió Moshe Sherizen, un vendedor de Oak Park, Michigan.

Las encuestas indican que los indecisos constituyen una pequeña porción del electorado, quizás apenas un 2 por ciento en estos últimos días antes de los comicios. Los equipos de campaña han dejado en gran medida de tratar de convencer a los indecisos, poniendo el énfasis en asegurar que los votantes que ya han identificado como partidarios efectivamente votarán a su favor el martes.

Insatisfacción. Sin embargo, ahora que surgieron sondeos que muestran una competencia cerrada, los indecisos podrían inclinar la balanza al final, sobre todo porque los encuestadores dicen que son más propensos a votar si viven en los Estados cruciales que en los que no son competitivos. Cuando se habla con los votantes indecisos queda en evidencia rápidamente el tema de insatisfacción. "Esta no es una elección entre dos buenos", dice el encuestador demócrata Peter Hart. "Es una elección entre dos personas deplorables, desde su punto de vista".

Danielle Inman, una madre soltera de 47 años que trabaja en Texas, es un ejemplo de las contradicciones emocionales que perturban a los votantes indecisos. Opina que tanto el republicano Donald Trump como la demócrata Hillary Clinton "estropearían las cosas por igual, pero de maneras diferentes". Dice que nunca votaría por Trump y explica que los candidatos independientes no tienen oportunidades reales de ganar, por lo que definitivamente debe votar por el candidato de un partido mayor. Eso le dejaría solo a Clinton, pero admite que no está segura de que pueda votar por ella. Tal vez vote por un independiente después de todo. Respondió que estará "rezando muy fuertemente" cuando se dirija a su casilla de votación, con la esperanza de que finalmente encuentre la respuesta correcta.

Comentarios