Edición Impresa
Miércoles 15 de Mayo de 2013

A mantener las piezas en su lugar

Los Pumas atraviesan un proceso importante. Por una innumerable cantidad de aristas.

Los Pumas atraviesan un proceso importante. Por una innumerable cantidad de aristas. Y lo están haciendo de la mano del entrenador Santiago Phelan. Es la cabeza de un grupo que milita detrás de un  objetivo ambicioso que se traslada a todas las esferas del rugby argentino. La evolución es evidente. Tati tomó las riendas que dejaron el Tano Lofreda y el rosarino Daniel Baetti luego del histórico tercer  puesto en Francia 2007, y no defraudó. Los resultados así lo establecen. Principalmente cualitativamente. Por eso la continuidad del entrenador no es un tema menor. Hasta el más ferviente opositor evitaría levantar la bandera del cambio de timonel. Son varios los motivos para no hacerlo. Hoy Phelan tiene el apoyo desde todos los sectores. Los jugadores y los dirigientes de la UAR. Ni hablar de la experiencia  que adquirió con el pasado Mundial y el Rugby Championship. Pero los rumores de que dará un paso al costado suenan cada vez más fuerte, aunque él recién develará si renovará su contrato (finaliza a fin de  ño) en octubre. Ya existiría un plan B en caso de que Tati no siga. Dicen que será difícil convencerlo de que continúe hasta el Mundial 2015. Pero asoman tiempos importantes. Pueden comenzar a aparecer verdaderos réditos de los esfuerzos de los últimos años. Sería importante que surjan y se encarguen de renovar las energías del coach para que haga un sprint hasta la próxima cita ecuménica.

Comentarios