Escenario
Lunes 26 de Septiembre de 2016

"A los argentinos les gusta mi música porque es muy pasional"

Lisa Stansfield se presenta hoy en el Gran Rex, a dos décadas de su anterior visita al país. La voz que fue furor en los charts de los 80 y 90

Lisa Stansfield está de regreso para conectar con sus fans de este lado del mundo: "A los argentinos les gusta mi música porque es muy pasional", dijo la cantante británica que actuará hoy en el Gran Rex porteño, en un show en el que repasará la colección de hits que cosechó en 30 años de carrera.

"La música con la que me conocieron en los 80 está basada en las emociones. Es una música muy pasional. Y todos sabemos que los argentinos son pasionales, son muy pasionales", remarcó la artista en diálogo telefónico con Télam, a la hora de analizar los motivos de su éxito en nuestro país, aunque sin dejar de manifestar su sorpresa por esto.

A casi 20 años de su única visita a la Argentina, en 1997, la diva cuyo sonido inundó las discotecas locales de fines de los 80 y principios de los 90, volverá con un recital en donde seguramente la emoción y el recuerdo se apoderarán de este reencuentro.

"Será un gran show, queremos que todos canten y bailen. Todo gira en torno a la música. La pasamos muy bien, nos divertimos mucho en escena y lo único que esperamos siempre es que la audiencia disfrute tanto como nosotros. Estamos seguros que en Argentina será así porque es un público muy especial", anticipó Stansfield.

En medio de un panorama dominado por la música tecno, con una Madonna volcada a las polémicas sobre el contenido sexual en su arte, Cindy Lauper que comenzaba a repetirse con su imagen de eterna adolescente traviesa, la gélida Annie Lennox y Tina Turner establecida como superestrella, Lisa Stansfield apareció como una ráfaga de aire fresco en el ambiente dance cuando cerraban los 80.

Con claras influencias de la versión de la música negra popularizada por el sello Motown, esta cantante inglesa, con un estilo ligado a "lo cool", inició un meteórico ascenso al estrellato, al punto de convertirse en una figura omnipresente en la escena musical mundial.

En este sentido, se fueron sucediendo un éxito tras otro, con "People hold on", "All around the world", "This is the right time", "Change", "Never never gonna give you up" y "The real thing", entre otros.

"Es gracioso, porque canto desde los 4 años y soy cantante profesional desde los 14, pero todo comenzó a suceder muy rápido. De repente, estaba en medio de todo casi sin darme cuenta. Y era como una gran bola de nieve, que se va haciendo cada vez más grande y más grande, y ya no hay marcha atrás. Sólo queda seguir adelante", recordó la cantante respecto a aquellos años.

Aunque también se reserva algunas vivencias que, sin dudas, la marcaron, como su dueto con su admirado Barry White, en la mencionada "All around the world". "Fue maravilloso. Recuerdo escucharlo cantar y sentir cómo su voz llenaba el lugar. Tenía una voz increíble. Cantamos juntos, nos divertimos juntos, bebimos juntos. Hemos pasado muchos buenos momentos imposibles de olvidar", dijo, emocionada, la diva británica.

Tal vez la mayor confirmación del estatus de estrella que había alcanzado a principios de los 90 llegó cuando fue invitada a participar del Tributo a Freddy Mercury, llevado a cabo en 1992, por donde desfilaron las figuras más importantes de la música, en una memorable noche en la que brilló con sus interpretaciones de "I want to break free" y "These are the days of our lives", a dúo con George Michael.

"Fue una noche hermosa. Había mucha gente y muchos artistas muy famosos, y todos dejaron de lado sus egos. Nadie pidió nada especial, nadie hizo ningún tipo de demanda diciendo que quería esto o aquello, o qué quería aparecer en determinado momento, o que no iba a compartir escenario con algún artista. Todos se entregaron a vivir una noche maravillosa. Pienso que si Freddy hubiera visto aquello, se hubiera emocionado", consideró.

Sin embargo, no todo fueron rosas en la carrera de Lisa Stansfield, quien reconoce que dio un paso en falso cuando intentó grabar en plan pop el disco "The moment", en 2004, para lo cual llamó al especialista Trevor Horn, responsable de éxitos como "Video killed the radio star", leit motiv de la MTV en sus primeros años de vida.

"No fue una buena experiencia, porque quise hacer un disco pop sin ser una cantante pop. Sí tengo un costado pop, pero no soy pop al ciento por ciento y resultó ser una experiencia extraña. Hicimos un trabajo intenso, pero no resultó", se sinceró la intérprete.

En su estilo. Por suerte, cuando hay talento, siempre hay posibilidad para una revancha. Y Stansfield la tuvo. "Luego necesité un largo tiempo para volver a grabar, hasta que hice el disco «Seven», en 2014. Digamos que la espera valió la pena porque hice un muy buen álbum pop con este trabajo, aunque mucho más en mi estilo", se sinceró.

El nuevo material no sólo la reposicionó, sino que fue la base para grabar "Live in Manchester", que es su último registro, editado en vivo. Lo cierto es que la nueva visita a la Argentina la encuentra a Lisa Stansfield en un buen momento, en donde combina un nuevo material poderoso, con una buena cantidad de hits, capaz de despertar vivos recuerdos en la audiencia. "Me siento muy bien en el escenario, muy cómoda, porque estoy en una etapa en donde no me importa lo que digan los demás. Sólo disfruto", concluyó.

Comentarios