Ovación
Sábado 04 de Junio de 2016

A la tarde se puso los cortos y es duda para jugar en el debut

El conjunto nacional trabajó con una temperatura de 38 grados que castigó duramente a todos, en el día más caluroso del año en San Francisco y su zona de influencia, en la costa oeste estadounidense.

El clima cambió por completo en el entrenamiento argentino. Es que Lionel Messi practicó ayer por la tarde por primera vez con el plantel y su presencia en el campo del club americano Spartans modificó el semblante interno del grupo y también el de todo su ámbito de referencia, donde sus 22 compañeros pasaron desapercibidos para la prensa y los curiosos que se acercaron al lugar.

El conjunto nacional trabajó con una temperatura de 38 grados que castigó duramente a todos, en el día más caluroso del año en San Francisco y su zona de influencia, en la costa oeste estadounidense.

Más allá de su lesión en la parrilla intercostal, Messi entrenó diferenciado junto al desgarrado Lucas Biglia en un rincón del campo de juego, con trotes muy livianos y pasando permanentemente por debajo de los chorros de agua que emergían de los grifos abiertos.

Fueron sólo 10 minutos en los que se pudo observar la práctica de la selección. Luego las lonas se extendieron y la seguridad invitó a retirarse a todos.

Más tarde, Leo se acercó al Tata Martino para analizar en conjunto los pasos a seguir. Por ahora, sigue entre algodones de cara al duelo del lunes con Chile.

El entrenador armó un táctico y paró el mismo once que venía ensayando con Romero; Mercado, Otamendi, Funes Mori y Rojo; Augusto Fernández (por Biglia), Mascherano y Banega; Gaitán (por Messi), Higuaín y Di María.

En ese sentido, Augusto Fernández expresó ayer que no tiene "inconvenientes" en jugar como volante central. "Hace dos años, el último en Celta y estos primeros meses en Madrid, que vengo jugando más que nada de cinco, agarrando la primera pelota de salida, y siendo el que se incrusta entre los centrales. No tengo problemas", expresó el mediocampista.

Comentarios