Newell's
Jueves 11 de Agosto de 2016

A la ilusión también le cerraron las puertas

Para Newell's, la Copa ya se convirtió en un karma. Ayer cayó ante Deportivo Morón y se despidió del torneo. Otra dura decepción.

Un verdadero porrazo fue lo que sufrió Newell's anoche la Fortaleza de Lanús ante el austero Deportivo Morón, para decirle adiós con mucha pena y poquísima gloria a esta edición 2016 de la Copa Argentina, un torneo que evidentemente ya puede catalogarse como un karma para los rojinegros, que no pueden avanzar a las instancias decisivas del certamen más federal del país. La Lepra, siempre dentro de la medianía, igual se las ingenió para generar un par de situaciones propicias para facturar e ilusionarse con la clasificación, pero se nubló en el área de enfrente y además pago carísimo una desatención frente a su arco y la esperanza de avanzar se le hizo trizas. La cara de Osella tras la derrota en la salida del vestuario reflejaba la desazón por este arranque fallido en un semestre donde existe la necesidad de levantar la puntería en el juego y asociarse con el protagonismo. Lo historia no arrancó nada bien. Y la chance de un posible clásico quedó trunca.
   Con varios refuerzos en cancha, como los casos de Germán Voboril, Facundo Quignon y Joel Amoroso, y con la larga pretemporada realizada no hay excusas para repetir vicios del pasado reciente. Está cla- ro que no se puede decir que Newell's fue un desastre futbolístico, porque de los dos equipos fue el que más chances generó para torcer el resultado a su favor. Pero con los merecimientos no le alcanzó y un Morón disciplinado, que lo respetó como si enfrente estuviese el Real Madrid se quedó con todo casi sin patear al arco. El Gallito sacó la diferencia en una pelota perdida que capturó el lateral Nicolás Minici y la convirtió en oro para hundirla en el arco de Pocrnjic.
   Lo ideal era sacar adelante la serie desde funcionamiento colectivo, pero ante la carencia de esta opción tampoco apareció algún apellido salvador para al menos en una jugada quitar las papas del fuego. Porque la realidad es que desde los nombres propios los rojinegros cuentan con algunos jugadores que por su propio peso específico están en condiciones de apagar el incendio en una jugada puntual y resolver el pleito. Nada de eso ocurrió.
   Entonces fue una derrota tanto individual como colectiva. Por eso seguramente Osella reconoció que "fue un paso atrás y no hay excusas" cuando la delegación rojinegra iniciaba la retirada del estadio granate.
   Newell's lamentablemente parece no encontrar aire adentro ni afuera de la cancha. Porque por los barras que siguen haciendo de las suyas debió jugar sin el respaldo de su gente y encima adentro en el rectángulo de juego ayer no pudo doblegar a un equipo de la Primera B Metropolitana, con apenas un par de apellidos "ilustres" que están en la recta final de su carrera como el Bicho Rossi, el Rengo Díaz y Damián Akerman, pero que en base al orden y la disciplina terminaron festejando una clasificación histórica para el Gallito.
   El gran desafío de Diego Osella es seguir buscando el once ideal y encontrar la forma de potenciar las individualidades que en la pretemporada venían afiladas, como los casos de Nacho y Maxi, pero que ayer se mezclaron en la confusión generalizada. Sólo hubo algunas pinceladas del Gato Formica, habilitado a último momento.
   El saldo fue otra eliminación no forzada en la Copa Argentina, por impericia propia más que por mérito ajeno. Y eso es lo más preocupante para los del Parque. Igual Newell's tendrá que levantar el ánimo, el juego y saber que cuando empiece el certamen doméstico los rivales tendrán más jerarquía que el adversario que hoy lo dejó masticando bronca. Por eso está obligado de levantar la cabeza por lo menos desde el juego desde la primera fecha del nuevo torneo. Este es el escenario tras la sorpresiva eliminación de ayer.

Comentarios