La ciudad
Lunes 06 de Junio de 2016

A juicio por amenazar con tirar a su hija de la terraza

El hecho ocurrió en junio de 2014, cuando el hombre de 57 años subió al último piso de un edificio de Italia al 900 con su hija de 4 años.

"Si querés vernos miranos por TV o vení por Dorrego, en el estacionamiento de La Gallega. En 10 minutos estamos en la cornisa del piso 10 y nos vamos a ver a los abuelos". En junio de 2014, Aurora recibió este mensaje en su teléfono. Se lo había enviado César Frate, su ex, que a través de SMS y llamadas amenazaba con arrojar a su hija de 4 años de la terraza del edificio donde vivía, en Italia al 900. La Policía evitó la tragedia. Mañana, el hombre comenzará a ser juzgado. La Fiscalía solicitó 6 años de prisión, mientras que la defensa pidió el sobreseimiento.

La violencia de género se define como "cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer". Aurora Arias tiene 46 años. Es docente y psicóloga. Es militante por los derechos de las mujeres, y se considera un víctima de este tipo de violencia.

El 21 de junio de 2014, Frate, de 57 años y ex pareja de Aurora, comenzó a escribirle mensajes para decirle que estaba en la terraza de un edificio de Italia 924 con la hija de ambos, de 4 años. "Ya es tarde ¿Querés despedirte de tu hija?", fue uno de los textos. Aurora estaba en su consultorio. Y corrió, sin saber bien a dónde. "No podía aparecer ahí sola, porque el no me estaba amenazando solamente. Lo iba a hacer", recordó. Sus piernas la llevaron hasta la comisaría 2ª, en Paraguay al 1100. "Le puse el teléfono en la oreja a un hombre que escuchó que mi ex me amenazaba. Era el jefe de la comisaría, que mandó personal al lugar", relató Aurora. La policía frustró el plan que Frate decía tener. La nena regresó a los brazos de su mamá. "Ella estaba con él porque teníamos un cronograma de visitas pautado por la Justicia. Incluso hoy me llegan cédulas judiciales que reclaman por el incumplimiento de las visitas, cuando él intentó matarla", consideró.

La violencia de género tiene como víctima a la mujer, aunque el ataque no esté dirigido en forma directa hacia ella. Las amenazas del hombre con arrojar a la niña tenían como fin último generar un sufrimiento en Aurora. Así lo sostienen desde Ademur (Asociación de Mujeres Resilientes), organización que Aurora integra.

Frate llega a juicio en libertad tras el pago de una fianza. Él y Aurora están separados desde 2011. Sobre Frate pesan órdenes de restricción numerosas veces incumplidas. Al igual que las de cese de hostigamientos. Según cuenta Aurora, Frate sigue apareciendo, y acosándola.

Desde mañana, el hombre será juzgado por los delitos de desobediencia de una orden judicial (por el cese de los hostigamientos), abandono de personas (por poner en riesgo la vida de la nena) y amenazas coactivas (en contra de Aurora). En la audiencia preliminar, celebrada en agosto de 2015, el fiscal Miguel Moreno solicitó la pena de seis años de prisión, mientras que la querella —representada por el Centro de Asistencia Judicial— pidió siete por los mismos delitos. El defensor Julián Sain consideró que Irupé nunca estuvo en riesgo y pidió el sobreseimiento.

Comentarios